Fútbol

El día de gloria de un galés llamado Bale

El jugador del Madrid afronta ante Bélgica el partido más importante con su selección

El jugador del Madrid afronta ante Bélgica el partido más importante con su selección

Desde el día que Gales se clasificó para la Eurocopa, su capitán, un tal Gareth Bale, jugador franquicia del Real Madrid, se obsesionó con dejar muy alto el pabellón de su selección, que llegaba a s u primer torneo europeo, quizá como una de las cenicientas, pero que a lo largo de la competición ha crecido, y mucho. Hoy tiene un compromiso importante, frente a un rival, en teoría, superior como es Bélgica, pero los galeses no se resignan y como asegura su referente, el hombre del moño, el tal Bale, es «el partido más importante en la historia de Gales y vamos a pelear por seguir haciendo historia».

Y no hay miedo en los «Dragones de Cardiff», donde se jugará la próxima final de la Champions, porque a los «Diablos de Bruselas» ya se enfrentaron en la fase de clasificación y el balance fue favorable a los galeses. Empate (0-0) en la capital belga y 1-0 a favor de los británicos en la vuelta, con gol de Bale, que provocó la locura colectiva entre los aficionados locales, que acariciaban ya la clasificación para Francia.

No hay miedo, ya lo dice Bale, sí respeto a un rival que cuenta con jugadores de la talla de Courtois, al que ya le ha marcado algun gol con el Real Madrid, Vermaelen, Fellaini, De Bruyne, Lukaku, Hazard, Carrasco, etc. «Los partidos jugados ante Bélgica en el pasado no cuentan para nada», asegura el seleccionador de los británicos, Chris Coleman, otro de los hombres clave para que el fútbol galés comience a ser reconocido en el concierto europeo. Chris, que estuvo unos meses en la Real Sociedad, ha optado por un sistema de cinco defensas, similar al sistema que emplea Conte, aunque la calidad es inferior.

El sistema defensivo funciona, encaja pocos goles, y las transiciones son muy rápidas en busca de Bale. El ritmo en el centro del campo lo pone Allen y los goles son cosa del madridista. Dos de falta, otro de un remate cercano y una intervención decisiva en el gol en propia meta a Irlanda del Norte con la que Gales mantiene la máxima rivalidad.

No esperan esta noche que Gales cambie su guión.Trabajo colectivo, velocidad, cerrar los espacios a Hazard y buscar una oportunidad que les lleve a semifinales. El objetivo, si se pone en la balanza la calidad individual de unos y otros, se antoja complicado. Pero si los belgas se dedican a hacer la guerra individual, de lo que se les acusa siempre, los galeses tendrán sus bazas. Por motivación no les van a ganar.

Wilmots tendrá que renovar el equipo. se le han caído dos defensas. El azulgrana Vermaelen, suspendido por tarjetas, y Vertonghen, lesionado para dos meses. Parece que Denayer y Lukaku, hermano del goleador del equipo, tendrá su oportunidad. «Por supuesto, es divertido estar en el equipo con mi hermano. Sólo tiene un año más que yo y tenemos mucha cercanía», dice el defensor. Será uno de los que tendrá que vérselas con Bale, el espíritu rebelde del fútbol galés.

Gales: Hennessey; Chester, A. Williams, B. Davies, Gunter, Ledley, Allen, Taylor, Ramsey, Bale, Robson-Kanu o Vokes. Bélgica: Courtois; Meunier, Alderweireld, Denayer o J. Lukaku, Vertonghen, Witsel, Nainggolan; Carrasco, De Bruyne, Hazard y R. Lukaku.Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia).Estadio: Pierre-Mayroy de Lille (21:00 Horas. T-5).