Actualidad

Suspense sobre el arranque de Liga: el juez no decidirá antes del viernes sobre los horarios

Tras no llegar a un acuerdo la Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga.

Publicidad

La Liga y la Federación se han atizado durante toda la mañana ante Andrés Sánchez Magro, titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, que por el calado del tema que está tratando y por el carácter técnico del mismo, se tomará unos días para decidir si aplica las medidas cautelares pedidas por la Liga a los horarios alternativos fijados por la jueza de competición de la Federación para las tres primeras jornadas del campeonato. Por lo tanto, se mantiene el suspense unos días más para saber si la Liga 2018-19 empezará el viernes o el sábado de la semana que viene y qué partido será el que abra el campeonato.

Cada una de las partes ha presentado sus tesis que son las mismas que les mantienen enfrentados desde hace tiempo por este asunto. El problema es el de los partidos de los viernes y lunes, que la Liga considera vitales para cumplir los contratos de televisión firmados y para mantener la competitividad de la competición. Mientras que la Federacion considera que debe recibir una cantidad de dinero por esta cesión, como ha venido sucediendo anteriormente, y se queja además de la unilateralidad que la Liga quiere establecer en la fijación de los días y las horas de los encuentros.

El juez Sánchez Magro ha escuchado a los abogados de ambas partes que han llevado a varios testigos, entre los que se encontraba Jaume Roures. El máximo responsable de Mediapro ha defendido que es la Liga y los operadores los que debe fijar los horarios y ha tenido momentos de tensión con el letrado de la RFEF, Tomás González Cueto.

No han aparecido los presidente Tebas y Rubiales, que personifican el enfrentamiento entre las dos partes. Unas partes que han firmado un nuevo convenio de colaboración en el que no se recoge ningún acuerdo respecto a jugar los lunes y los viernes. La Liga considera que tiene el derecho a fijar partidos esos días para evitar solapar encuentros e incumplir contratos ya firmados y que permiten la subsistencia económica de los clubes españoles y su competitividad con el resto de Ligas.

Publicidad

La Federación considera que es su presidente el que tiene la potestad única para autorizar el calendario y ampliar más allá de sábado y domingo la disputa de encuentros.