El Valencia toma el pulso a Mourinho

El técnico del United sabe que su situación es delicada y apela al colectivo. El reto de Marcelino es puntuar hoy en Old Trafford.

El técnico del United sabe que su situación es delicada y apela al colectivo. El reto de Marcelino es puntuar hoy en Old Trafford.

El Valencia puede apretar, aún más, la soga que pende sobre la cabeza de Mourinho. El técnico del Manchester no ha dado con la tecla, el equipo está a nueve puntos del City, su rival y líder de la Premier, por lo que la Champions se le presenta al conjunto de Old Trafford como la válvula de escape a sus penurias futbolísticas. Ganó al Young Boys en Berna, pero hoy recibe a un Valencia que se ha quitado los miedos con el triunfo en San Sebastián y que sabe que sus aspiraciones de clasificación pasan, después de la derrota ante la Juventus, por puntuar fuera de casa.

Mover a Mourinho es complicado, al margen de la indemnización económica que tendría que pagarle el United (alrededor de quince millones). El entrenador portugués casi siempre elude su culpa y centra los errores en los jugadores, aunque ayer incidió en que el problema era de todos. «Sí, exactamente es colectivo el motivo por el que no ganamos partidos. Es responsabilidad de todos, el rendimiento en el campo es, en mi opinión consecuencia de muchos factores. Luke Shaw dijo que se trataba de los jugadores, que tienen que dar más. A mí me gusta esa perspectiva, pero no estoy del todo de acuerdo. Todas las personas en el club tienen un papel aquí, hasta el utillero. Cuando ganamos, ganamos todos, y cuando perdemos lo hacemos todos. La responsabilidad es de todos», comenta Mourinho.

Y surge la pregunta: ¿Zidane le ha llamado para decirle que no quiere su puesto? La respuesta es concisa y cortante. «Pregúntale al que lo ha escrito», dice el portugués, que pone como ejemplo lo que ha ganado el Atlético de Madrid para argumentar que él hizo lo mismo. «El gran éxito del Atlético el año pasado es mi éxito de dos años atrás», puntualiza «Mou».

Y en esas llega el Valencia. Más necesitado que el rival, pero convencido de que Old Trafford puede ser el punto de partida para seguir con las aspiraciones europeas. Complicado el panorama, pero Marcelino espera que el equipo responda una vez que se ha quitado la ansiedad de ganar esta temporada. Pide el técnico la máxima concentración y que no haya ningún despiste defensivo, porque cualquier pequeño detalle puede decidir el encuentro. Habrá algunos cambios para intentar el asalto al teatro de los sueños.