Actualidad

Eliud Kipchoge, el rey de la maratón

El keniano, el primer hombre en bajar de las dos horas, también tiene el récord del mundo

El primer humano que ha corrido los 42 kilómetros y 195 metros por debajo de las dos horas seguía corriendo después de cruzar la línea de meta. Su celebración con el público que abarrotaba el Prater de Viena no podía ser de otra forma: al esprint, a la carrera.

Publicidad

Eliud Kipchoge (Kapsisiywa, 5-11-1984, Kenia) es el mejor maratoniano del mundo. Al menos eso dicen los números. Su 1:59.40 con todos los condicionantes que marcaron la prueba no son oficiales. Sí lo es su récord del mundo de maratón. En Berlín, enfrente de la Puerta de Brandeburgo, paró el reloj en 2:01.39. Fue un mordisco de más de un minuto a la plusmarca que tenía su compatriota Dennis Kipruto. Nunca nadie había mejorado el récord del maratón con una diferencia así.

Kipchogue, como otros muchos atletas kenianos, iba para fondista. Pasó por el cross y su salto al estrellato llegó hace 16 años en los Mundiales de París. Lo hizo a lo grande. Se proclamó campeón del mundo de 5.000 por delante de dos leyendas como Bekele y El Guerrouj. Era el anuncio de lo que estaba por venir. Pero la feroz competencia en las grandes distancias le impidió convertirse en la estrella que apuntaba. Los "trials"de su país para los Mundiales de hace diez años fueron decisivos para cambiar su rumbo. Vio que las distancias en la pista, los 5.000 y los 10.000, se le quedaban muy cortas. Y decidió dar el salto. En 2013 se adentró en el planeta de las medios maratones. Y el paso a la maratón le convirtió en un mito. La primera vez que corrió los 42,195 metros, en Berlín, fue segundo con la quinta mejor marca de la historia. Desde entonces todo han sido victorias. Ha ganado en Chicago (2014), en Berlín (2015, 2017 y 2018), Londres (2015, 2016, 2018 y 2019) y Río (2016). Todo antes de romper en Viena una de las barreras más míticas del atletismo. ¿El siguiente reto? Mejorar su plusmarca universal de maratón que está más amenazada que nunca. Kenenisa Bekele se quedó a dos segundos de mejorarlo en el reciente maratón de Berlín. Por eso Eliud Kipchogue sigue corriendo.