Actualidad

El Barça golea al Sevilla y se afianza segundo (4-0)

El conjunto culé condenó a los sevillistas en apenas ocho minutos con tres goles y se sitúa segundo en la tabla

El conjunto culé condenó a los sevillistas en apenas ocho minutos con tres goles y se sitúa segundo en la tabla.

Publicidad

Se habla mucho de fútbol, demasiado, y casi siempre en el tono solemne que imponen los fatuos, ésos a quienes se hincha en pecho para, voz engolada, proclamarse «profesionales» tratando de disimular que pretenden convertir un juego en una cosa muy seria. Todo es mucho más simple: el gol. La cátedra técnico-táctica que sentó Lopetegui anoche en el Camp Nou la arruinó el propio entrenador vasco con su empeño, testarudez de caserío sin romanizar, de insistir con Luuk De Jong en su alineación. «Tronquito de Rotterdam», que indignada al principio y ahora da hasta penita tras pasar por el estadio de la mofa, falló tres goles cantados que, de entrar alguno, habrían constituido el premio justo al partidazo de sus compañeros. Después, el campeón desató la tormenta.

Luis Suárez es la némesis de De Jong. Al uruguayo no le hace falta ni media ocasión para horadar una portería. Llovía un centro de Semedo, acomodó el charrúa su cuerpo para la tijereta y clavó el 1-0 junto al palo con un remate en escorzo. Fueron ocho minutos en los que el cielo escupió fuego sobre la portería de Vaclik, impotente para atajar el desvío de Vidal, oportuno en su llegada, a un centro-chut de Arthur y abandonado por sus compañeros en el tercer gol, primero con una pérdida de Fernando en zona sensible y después al comerse Diego Carlos el recorte de Dembelé, que sentó a su par con un toque de zurdo y la puso en el palo con la diestra. A todo esto, Messi, autor de 36 goles en 37 enfrentamientos con el Sevilla, vagaba como un fantasma por la hierba. No le había hecho falta el concurso de su estrella para solventar la visita de un huésped respondón y encaramarse a la segunda plaza a dos puntos del líder. Ya está lanzado el eterno «pas à deux» con el Real Madrid.

Pero por si acaso alguien pensaba que Leo comienza su declive, dejó detalles como un eslalon vertiginoso, a la hora de juego, que halló respuesta adecuada a su tiro cruzado en la estirada de Vaclik. Fue una segunda parte encarada sin otro propósito que el engorde estadístico. El Sevilla, valeroso, siguió presionando muy arriba y De Jong, desafortunado sobre inepto, siguió su recital de ocasiones falladas al estrellar una mano a mano en el poste. Poco después, Lopetegui puso fin a su suplicio y lo sentó: no debería exponerlo en la próxima comparecencia en el Sánchez Pizjuán porque la bronca que le va a caer deprimiría al mismísimo Espíritu de la Navidad.

A falta de tensión competitiva, el tramo final sirvió para que las pequeñas historias cobrasen protagonismo. Por ejemplo, el pueblo culé demostró que sigue teniendo, a pesar de los pesares, a Rakitic entre sus predilectos y por eso le tributó una atronadora ovación cuando saltó al campo. También dio tiempo para que debutase Araújo, un central del Barça B del que se anuncian prodigios y que fue expulsado por una falta sobre Chicharito. Y llegó el gol de Messi a su víctima preferida, al transformar una falta marca de la casa. Ha vuelto a la Liga el número uno. La manita no se consumó gracias a Vaclik, que arregló su noche en los minutos finales.

Publicidad

► Ficha técnica

Publicidad

4 - FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Todibó (Araujo, min. 74), Semedo; Frenkie de Jong, Arturo Vidal (Rakitic, min. 70), Arthur (Busquets, min. 65); Messi, Suárez y Dembelé.

0 - Sevilla: Vaclík; Jesús Navas, Diego Carlos, Carriço, Reguilón; Banega, Fernando, Oliver Torres (Jordán, min. 46), Ocampos, Luuk de Jong (Chicharito, min. 64) y Nolito (Munir, min. 46).

Goles: 1-0, min. 27: Luis Suárez. 2-0, min. 32: Arturo Vidal. 3-0, min. 35: Dembélé. 4-0, min. 78: Messi.

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Mostró amarilla a Reguilón (min. 22), Carriço (min. 34), Semedo (min. 39), Dembélé (min. 53), Luis Suárez (min. 64), Piqué (min. 85), Busquets (min. 86) y a Banega (min. 90+1). También amonestó a Julen Lopetegui (min. 41). Expulsó a Dembélé en el 86 por doble amonestación y a Araujo (min. 86) con roja directa.

Incidencias: Partido de la octava jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 81.331 espectadores.