Estados Unidos fue demasiado: meritoria plata de España en el Mundial de waterpolo (11-6)

Las españolas recibieron la medalla de plata

La lluvia dio más épica al partido. Sonó el himno español y las guerreras de Miki Oca estaban de la mano, formando una cadena, concentradas para el reto que tenían por delante. La final del Mundial de waterpolo y contra Estados Unidos, las favoritas, las (casi) invencibles. Y lo intentaron las españolas y apretaron y defendieron como durante todo el torneo. Y se lo pusieron difícil a las norteamericanas durante medio partido, pero no fue posible la hazaña. España sumó una plata que vale mucho porque con ella también logran la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokyo. Qué mejor lugar para la venganza...

Estados Unidos sumó su tercer oro Mundial consecutivo (y el quinto en total), lo nunca visto, gracias a su trabajo atrás y a su guardameta Johnson, 185 centímetros, eternos brazos cuando sale del agua para tapar. ¿Dónde está la portería? Si es que no se ve... Después de dos cuartos llevaba nueve paradas, por tres goles encajados. Y la estadística seguiría creciendo. Pero España continuaba ahí por su trabajo colectivo en defensa. Incluso cuando el segundo cuarto estaba a punto de finalizar hubo un momento para la esperanza: dos goles consecutivos de Roser Tarragó para ponerse 3-3. Ahí estaba, partido apretado pese a todo. Pese a que Estados Unidos, con su entramado defensivo, tenía a España muy lejos de la portería, dificultando que Judith Forca pudiera lanzar e impidiendo que llegaran balones a Maica en la boya. Era un resultado genial el empate, para que las yanquis dudaran, pero en un momento, las chicas de Krikorian pegaron el estirón. Apenas quedaban dos minutos para el descanso, pero en dos superioridades, dos goles, para llevar la distancia a 5-3. Y a partir de ahí, a volar, el roto.

Sí aprovechó sus opciones con una mujer más el favorito, no lo hizo España. Perdió el par de oportunidades de acercarse con una rival excluida, y entonces Estados Unidos arrasó. Goles de todos los colores. En ataques estáticos, en contragolpes, de la boya Fischer... Y Johnson seguía parando, desesperando a las españolas. Menudo muro. Con seis goles por detrás (9-3) antes del cuarto final, quedaba seguir con orgullo. Porque es para estar orgullosas ser plata en un Mundial. Estados Unidos, de momento, queda demasiado lejos. Hay que estudiar y trabajar para tratar de buscar la manera de acercarse.

11-Estados Unidos: Johnson, Fattal (1), Steffens (2), Neushul (3), A. Fischer (1), Williams, M. Fischer (1) -equipo titular-, Musselman, Seidemann (1), Hauschild (1), Haralabidis (1), Gilchrist y Longan.

6-España: Laura Ester, Paula Leiton, Pilar Peña, Clara Espar, Anna Espar, Bea Ortiz (1), Judith Forca (1) -equipo titular-, Roser Tarragó (3), Irene González, Marta Bach,, Paula Crespi, Maica García y María Sánchez.

Goles: 1-0: Steffens. 1-1: Bea Ortiz. 2-1: Hauschild. 3-1: Haralabidis. 3-2: Roser Tarragó. 3-3: Roser Tarragó. 4-3: M. Fischer. 5-3: Seidemann. 6-3: A. Fischer. 7-3: A. Fattal. 8-3: Neushul. 9-3: Neushul. 9-4: Roser Tarragó. 10-4: Steffens. 10-5: Judith Forca. 11-5: Neushul. 11-6: Bea Ortiz.

Parciales: 3-1, 2-2, 4-0 y 2-3.