La cenicienta derriba un imperio

Merecidísima clasificación de Islandia, que prolonga su sueño a costa de una gris Inglaterra

Islandia ya era el equipo de todos, pero por si algún aficionado no se había unido todavía a la causa, la cenicienta de la Eurocopa la lio en Niza eliminando a Inglaterra caminos de cuartos de final. Nada de casualidades, guiños del destino o toneladas de suerte. Islandia demostró que además de despertar simpatía sabe jugar al fútbol, controlar los partidos, acertar en los momentos clave y sufrir en los últimos minutos. Todo eso hicieron los de Lagersback frente a los inventores del deporte rey, a quienes ni toda la enorme historia que tienen detrás les sirvió para superar a un país novato que no hace mucho ni tenía campos adecuados en los que sus futbolistas pudiesen entrenar en invierno.

No había comparación posible antes de que el balón empezara a rodar. Después, Islandia se ganó a pulso la clasificación. Su fórmula es tan sencilla como complicada. Tienen perfectamente asimilado que sus recursos técnicos son limitados y menores que los de sus rivales, pero eso no importa. Ellos tienen su plan, plenitud física y mucho orden. Inglaterra no supo descifrar en toda la noche lo que había delante y eso que se adelantó en el marcador nada más comenzar. Rooney marcó de penalti, con lo que casi antes de romper a sudar los de Hodgson habían conseguido lo más complicado: derribar el muro islandés. El problema para los «pross» es que no se trataba sólo de un muro. Era un rival cargado de optimismo y con una fe interminable en sus posibilidades.

Inglaterra ahora mismo es gris, mientras el azul de los islandeses brilla y mucho. Se sienten invencibles y lo han sido hasta ahora en el torneo. Ayer empezaron perdiendo, pero el balazo recibido se lo sacudieron de la camiseta como si fuera una mota de polvo. Cada saque de banda en campo contrario lo convierten en un balón al área y en el primero que tuvieron encontraron el premio. Balón prolongado de cabeza, fallo de Walker en la marca y el primer rugido islandés. Se aturdió Inglaterra, que buscaba a Rooney y lo que encontró fue el segundo manotazo. Buena combinación en la frontal del área, disparo de Sigthorsson y mano blanda de Hart.

El imperio se derrumbaba ante un país de poco más de 300.000 habitantes, sin pasado en el fútbol, pero empeñado en disfrutar al máximo de su primera Eurocopa. Los que esperaran un acoso inglés, miles de ocasiones y que se impusiera la lógica en forma de remontada se equivocaban. Islandia se protegió muy bien en su mitad del campo y jugó con criterio en la del rival. Un remate de chilena de Sigurdsson pudo ser el tercero, que Hart tuvo que evitar un par de veces más. Siempre estuvo más cerca el tercero islandés que el empate de Inglaterra, descolorida ante un novato. El rugido de la grada, ronco, vikingo y temible, se trasladó al césped con el pitido final. La selección es toda Islandia. Juegan juntos, sueñan juntos.

- Ficha técnica:

1 - Inglaterra: Hart; Walker, Cahill, Smalling, Rose; Alli, Dier (Wilshere, m.46), Rooney (Rashford, m.87); Sturridge, Kane, Sterling (Vardy, m.60).

2 - Islandia: Halldorsson; Saevarsson, Arnason, Ragnar Sigurdsson, Skulason; Gudmundsson, Gylfi Sigurdsson, Aron Gunnarsson, Birkir Bjarnason; Sigthorsson (Elmar Bjarnasson, m.77), Bodvarsson (Traustason, m.87)

Goles: 1-0, m.4: Rooney de penalti. 1-1,: m.6: Ragnar Sigurdsson. 1-2, m.20: Sigthorsson.

Árbitro: Damir Skovina (Eslovenia). Amonestó a los ingleses Sturridge y a los islandeses Gylfi Sigurdsson, Aron Gunnarsson.

Incidencias: Partido de los octavos de final de la Eurocopa 2016 disputado en el estadio Allianz-Riviera de Niza ante 33.901 espectadores.