Grupo D / España-Turquía: El chico que copiaba a Juninho Pernambucano

Çalhanoglu veía vídeos del brasileño para inspirarse en su golpeo a balón parado

Çalhanoglu, durante un entrenamiento de Turquía
Çalhanoglu, durante un entrenamiento de Turquía

«Tenemos que mirar hacia delante», decía Hakan Çalhanoglu tras la derrota en el debut ante Croacia. Y el joven centrocampista de Turquía, de sólo 22 años, es uno de los motivos para pensar que los turcos pueden recuperarse. La presencia de Arda, el dueño del juego, le ha hecho desplazarse hacia la derecha. A él le gusta jugar por el centro, con libertad, como hace en el Leverkusen. Partiendo desde ahí casi elimina al Atlético la temporada pasada en la Champions. Se enfrentaron en octavos y un gol del turco en la ida a punto estuvo de servir a los alemanes. En la vuelta, en el Vicente Calderón, los rojiblancos tuvieron que recurrir a los penaltis. Y fue él, un especialista en los balones parados, uno de los que se estrellaron contra Oblak en la tanda.

A pesar de su edad, es uno de los líderes de su equipo en el campo. En el vestuario, todavía su peso es menor, como le sucede en la selección. No tuvo problemas de adaptación porque, como tantos otros turcos, nació en Alemania, en Mannheim. Su especialidad son los tiros libres. No es un goleador, pero de esta forma es como más se acerca a la portería. Aprendió viendo vídeos de Juninho Pernambucano. La manera de golpear el balón del antiguo centrocampista del Lyon le impactó tanto que no paraba de ver sus vídeos en Youtube. «Un montón de veces paraba los vídeos para copiar exactamente sus gestos. La carrera, la técnica, el tiro. Todo», confiesa el centrocampista turco. También se ha fijado en David Beckham. «Pero he acabado encontrando mi propio estilo», asegura. El entrenamiento le ha convertido en un especialista. Çalhanoglu confía en su juego, cuando la pelota está parada y cuando está en movimiento. «Tenemos muchos jugadores capacitados para ganar un partido. Yo soy uno de ellos», asegura.

Çalhanoglu estuvo un tiempo apartado de la Selección. En 2013, su compañero Gokhan Tore, acompañado por otro hombre, entró con un arma en la habitación donde estaba el centrocampista del Leverkusen con su compañero Toprak y los amenazó de muerte. Gokhan, visiblemente borracho, acusaba a un amigo de Toprak de haber tenido una relación con su novia. «Estábamos en el lugar equivocado en el momento equivocado», confesó Çalhanoglu a la televisión alemana. El amigo de Tore amenazó a Toprak con acribillarle si no se tumbaba en el suelo. «A mí me golpearon y luego me empujaron a un rincón de la habitación. “No te muevas o te pego un tiro”, me dijo. No me moví. Temí seriamente por mi vida», explicaba Çalhanoglu. Tore, un delantero prometedor que había firmado por el Chelsea, estuvo un año sin ser convocado. Cuando regresó a la selección –«si prescindimos de todos los jugadores que han cometido un error no podríamos formar una selección», se justificó Terim– el Leverkusen anunció que Toprak y Çalhanoglu estaban lesionados y no podían acudir a la llamada de Turquía. Ni Toprak ni Gokhan están en la Eurocopa. Çalhanoglu regresó para quedarse.

Arda no es feliz

«No tengo que demostrar nada a nadie», dice el capitán de Turquía respecto a las críticas recibidas tras la derrota en el primer partido contra Croacia. «Mi actuación personal no fue la mejor, pero he hecho autocrítica, que es lo que hay que hacer como capitán», asegura. «Para nosotros, ya es un logro estar en esta competición y, si no jugamos bien, será una decepción, pero si jugamos bien y nos eliminan, no será decepcionante. Estoy decepcionado por la forma en que me han criticado en el país. No quiero dar nombres, pero tenemos jugadores jóvenes que lo están dando todo y no merecen esas críticas. Después de no perder durante 15 partidos, por hacerlo una vez no deberían ser tan fuertes las críticas», insistía Arda, muy molesto.