Fórmula 1

Sainz: «Han dejado de vernos como héroes»

Carlos Sainz piloto de Toro Rosso
Carlos Sainz piloto de Toro Rosso

Carlos Sainz jr. afronta su segundo curso en la F-1 con el sueño de llegar a Red Bull en 2017.

«Impaciente y con ganas de empezar» se siente Carlos Sainz jr. (Madrid , 1994) ante su segunda temporada en la Fórmula Uno. Un chaval de 21 años que quiere disfrutar de las carreras, dar un paso adelante y seguir demostrando que está en la F-1 para quedarse. Está orgulloso de que campeones como Vettel o Alonso hayan hablado muy bien de su año de «rookie», en el que vivió entre los circuitos del Mundial y su piso de Londres, que él mismo buscó muy cerca del campo del Chelsea. «Llevo una vida bastante solitaria. No voy a la Universidad ni vivo en ningún campus, con lo que es difícil hacer un grupo de amigos y más estando sólo dos días a la semana allí», reconocía ayer en un acto de Red Bull en Madrid.

Al lugar al que más acude en su rutina londinense es al simulador que Toro Rosso tiene en Milton Keynes, a una media hora al noroeste de la capital británica: «Voy en metro o en Uber, que es un invento tremendo», asegura.

Al volver de cada carrera, se salta su estricta dieta de deportista en Nando’s, una franquicia de pollo a la parrilla combinado con distintas salsas. «Es donde hago mi comida trampa», admite entre risas. Más serio se pone al hablar del presente de la Fórmula Uno, un deporte que, en su opinión, ha perdido la épica de tiempos pasados. «El nivel de los pilotos actualmente es buenísimo, pero los coches son más lentos y han dejado de vernos como héroes. En MotoGP ves ese factor cuando Márquez se cae a 300 kilómetros por hora, se levanta y sigue compitiendo. En la F-1 ahora mismo transmitir esto es complicado. Esperemos recuperarlo con los cambios. La FIA ha visto las orejas al lobo y tiene que escuchar a los pilotos, que somos los que vamos en el coche y nos damos cuenta de que es imposible recortar el segundo de diferencia con el de delante». En cuanto a España, tiene claro que la clave para recuperar el interés y las audiencias se llama Fernando Alonso. «La gente vería las carreras incluso si ganara aburrido como ha hecho últimamente Mercedes. Yo espero algún día ser también parte de esta clave para enganchar a la afición». Reconoce haber cambiado un poco su preparación física este invierno, pero aparte de entrenarse junto al triatleta Mario Mola y un poco más de karting, prefiere mantener en secreto sus nuevos métodos, porque es lo único en lo que «se puede sacar algo de ventaja con el resto». Entre ellos, con su compañero Verstappen, al que algunos consideran el nuevo Senna. «Sólo hizo tres adelantamientos más que yo el año pasado, y si soy capaz de ganar al “nuevo Senna”, me va a ir muy bien, y me veo capaz», dice sobre la rivalidad que existe en el box de Toro Rosso.

En su primer año en la élite ha podido conocer la F-1 en la pista y también fuera de ella, donde la leyenda supera un poco a la realidad. «Si te lo propones, te puedes despistar y perder la cabeza, pero si sabes controlarte no es para tanto. No hay tantas tentaciones como se puede pensar». Él está centrado en cumplir su sueño, ser titular de Red Bull en 2017 y ganar con la escudería del toro.