3-0. Otra vez Griezmann

El francés ejerció de desatascador ante el Elche y ya suma 22 goles en Liga. El Elche, inofensivo

Antoine Griezmann marca su gol ante el Elche
Antoine Griezmann marca su gol ante el Elche

La versión 2014-15 del Atlético aminoró su rendimiento con respecto a la del curso pasado y, por ende, empequeñeció su objetivo. Simeone lo cifró en la tercera plaza, que ya casi acaricia después de su triunfo ante el Elche, un equipo trabajador que aguantó casi una hora con el marcador a cero en el Calderón, pero que apenas si se acercó por los dominios de Oblak. Mantener cierto margen sobre sus perseguidores permitirá al Atlético no verse en el compromiso de estar obligado a ganar al Barcelona, que lo visitará próximamente con el título en juego y el eterno rival involucrado. Los profesionales, ejem, están por encima de esas cosas. O eso dicen. De lo que pueden estar seguros es de que los aficionados se alimentan de bajas pasiones y ninguno de los presentes ayer en el estadio querría verse en el trance de poner al Real Madrid el título en bandeja.

Más que nada, porque ahora mismo respira la grada por la herida de la eliminación europea, que reabrió la cicatriz de Lisboa. La afición del Atlético, doctorada en estos trances, recibió a su equipo con el estruendo que a Voltaire tanto le molestaba de los héroes. Este apoyo por encima de los resultados es la muestra de un sentimiento insobornable, desde luego, pero también es la primera piedra sobre la que reconstruir un proyecto de verdad ganador, con las dificultades que ello entraña cuando se compite contra dos colosos. «Tranquilos, que nosotros vamos a seguir igual», parecía decir la hinchada.

Apenas dos ocasiones crearon los colchoneros, espesos como el alquitrán, en la primera parte. Pasado el cuarto de hora, Siqueira incurrió por su costado para ponerla al segundo poste, donde cabeceó Raúl García, pero Tyton replicó con una gran mano. Cuando el Elche anhelaba el descanso debido al acoso local, Koke filtró un pase exquisito a Torres. Así le ponían las carambolas a su tocayo, el rey felón, pero el «Niño» no supo ajustar su disparo y la envió alta, posiblemente porque metió el pie con demasiada precaución viendo venir la embestida a la desesperada de Roco. Estas dos oportunidades, más la miríada de opciones que siempre genera el vigente campeón en la estrategia, no bastaron para doblegar la resistencia ilicitana en el primer acto. Al sistema defensivo de Escribá, sin embargo, le estaban estallando las costuras.

No tiene suerte Siqueira. Juega poco, pero ayer, las rotaciones del Cholo lo pusieron en el once y estaba respondiendo como casi nunca lo había hecho en su primera temporada en Madrid. Al minuto de la segunda parte, ganó la espalda por enésima vez a su par y le puso un gran centro a Griezmann, quien remató alto. Pero un gesto antinatural al dar el pase lo mandó a la enfermería y hubo de abandonar Juanfran el descanso programado para colocarse en la banda derecha y que Gámez, otra vez, cubriese la izquierda a perfil cambiado. Por el costado del alicantino se desatascó el tanteo, ya que Koke remató un envío suyo que desvió Tyton y Griezmann, muy atento, remachó. Sin solución de continuidad, Raúl García despojó al encuentro de todo suspense al enganchar un magnífico tiro desde la media distancia que botó justo delante del portero.

Faltaba algo. Griezmann, pichichi en 2015 junto a Messi, había cerrado los dos últimos partidos con sendos dobletes. El francés es el hombre del momento y no quería marcharse sin completar un 3x2 digno de los grandes delanteros y de los supermercados con ofertas tentadoras. Se jugaban los minutos de la basura y barruntaba el goleador, viendo calentar a Raúl Jiménez, que su participación tocaba a su fin. Por eso persiguió con denuedo un balón suelto que terminó en pies de Saúl, cuyo pase de la muerte lo convirtió Griezmann. Ya podía irse tranquilo al banquillo, donde recibió la carantoña del Mono Burgos, sustituto a pie de obra del sancionado Simeone. El mexicano y Torres intentaron hasta el final marcar un gol que, aunque intrascendente, les endulzase una temporada de sequía, pero parece que sólo hay un hombre con la fortuna de cara. Será el inconmensurable poder del tinte amarillo pollo.

.

El cuarto mejor goleador de Europa

La primera temporada de Antoine Griezmann en el Atlético está siendo sobresaliente. Él se quita importancia. «Lo importante es ayudar al equipo y ojalá siga con esta racha. Cuando llegué quería mejorar mis estadísticas de temporadas anteriores y ahora lo que toca es seguir trabajando», aseguró después del partido. Su doblete ante el Elche, el séptimo que logra durante esta temporada y el tercero consecutivo en Liga, hacen que sume 22 dianas en el campeonato, lo que le convierte en el cuarto máximo goleador de las ligas europeas. En España sólo está por detrás de Ronaldo (39 en 29 partidos) y Messi (36/33), los dos únicos que superan el gol por partido. Entre ellos y Griezmann se encuentra Lacazette. El delantero del Olympique de Lyon acumula 25 tantos en 29 partidos. Griezmann prefirió no recordar el cambio en el Bernabéu: «No hablo cuando me quitan ni tampoco cuando me ponen».

- Ficha técnica:

3 - Atlético de Madrid: Oblak; Gámez, Giménez, Godín, Siqueira (Juanfran, m. 49); Raúl García (Saúl, m. 68), Gabi, Tiago, Koke; Griezmann (Raúl Jiménez, m. 79) y Fernando Torres.

0 - Elche: Tyton; Samu, Roco, Gálvez, Cisma; Mosquera (Arqués, m. 87), Adrián González; Rodrigues (Álvaro, m. 72), Fayçal, Coro; y Jonathas (Cristian Herrera, m. 77).

Goles: 1-0, m. 54: Griezmann cabecea un rechace del portero Tyton a disparo de Koke. 2-0, m. 63: Raúl García, de tiro lejano desde la esquina del área. 3-0, m. 76: Griezmann remata un centro de Saúl.

Árbitro: Clos Gómez (C. Aragonés). Amonestó a los locales Fernando Torres (m. 25), Koke (m. 90) y Gabi (m. 90) y al visitante Domingo Cisma (m. 43).

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 50.000 espectadores. EFE