4-0. El Sevilla baila al Betis

Los verdiblancos perdían a los dos minutos y Paulao fue expulsado antes del descanso. Fiesta local

Los jugadores del Sevilla FC celebran su segundo gol ante el Real Betis. EFE/JOSÉ MANUEL VIDAL
Los jugadores del Sevilla FC celebran su segundo gol ante el Real Betis. EFE/JOSÉ MANUEL VIDAL

Algo hay en la sala de máquinas del Betis que falla cuando toca ir al Sánchez Pizjuán. Las limitaciones son de sobra conocidas, los problemas de lesiones de algunos de sus jugadores determinantes, también. Pero todo va más allá de una circunstancia puntual o de un cambio de un jugador por otro. Literalmente, sale muerto a los partidos en Nervión. Ocurrió la pasada temporada. Y ayer igual, pues a los dos minutos Bacca ya había logrado el primero. El fantasma de la manita merodeó de nuevo por la mente de todos los aficionados verdiblancos. Mel tiene que encontrar las causas, aunque ya es tarde. Ya le ha dado otro sofocón de los que tardan en olvidarse.

En realidad, últimamente no se produce ni esa tan tópica fase de tanteo entre dos rivales temerosos el uno del otro. Se saca de centro y ya va perdiendo el Betis. Esta vez, con protagonistas parecidos. Reyes enganchó una pelota aparentemente perdida por el centro del campo. No era fácil capturar esa bola. Venía por arriba y había que bajarla. En lugar de ponerla en la hierba, el utrerano sacó el periscopio y detectó a Bacca. Lo puso de gol. El colombiano, que se marcó un muy buen partido, fusiló a Sara. Sudores frío en la frente de Mel.

El Sevilla era mejor en todas las facetas del juego: colocación, jugadas a balón parado, intensidad, empuje, eficacia. En lugar de serenarse y buscarle las cosquillas al rival, Paulao se enredó en una serie de agarrones y protestas con todo el que pasaba cerca de él. Antes del descanso ya estaba expulsado. De ésta ya no se levantaría el Betis, que además encajó el segundo inmediatamente después.

La segunda parte fue un martirio para el Betis. El tercero abrió aún más el camino. Bacca se consagró como delantero a tener muy en cuenta. Se le ve a gusto, combina bien, define... Ahora mismo le tiene ganada la partida a Gameiro. Al menos, mientras Emery siga jugando con un delantero. Un magnífico pase suyo fue controlado por Vitolo, que se aproximó a Sara con sutileza. Cuando parecía que el argentino había tapado bien la portería, buscó el costado del portero y coló el balón por donde únicamente cabía. Lo que quedaba por delante no era un partido. Era una fiesta del sevillismo. Los minutos pasaron con un Betis impotente, pidiendo la hora y rezando para que el castigo no fuera a más. Pero en clave de rivalidad la piedad no se estila y el cuarto caería gracias a un perfecto cabezazo de Iborra. Por si hacía falta alguna prueba más, al Sevilla le ponen los derbis.

Cinco días de trabajo para nada

«Creo que el equipo no ha entrado mal. Tengo que verlo, pero parece que el primer gol viene precedido de una falta a Verdú. Después llegó el segundo tras la expulsión y eso nos mató, pero entre esos goles el Betis se había rehecho», explicó tras el partido Pepe Mel, entrenador verdiblanco. «Hemos estado cinco días preparando esto para nada, pero en el fútbol no te puedes parar. En el siguiente nos viene el Rayo y estamos a un partido de salir del descenso. Para el beticismo no es un partido cualquiera. Tenemos que levantarnos, ahora estamos muy mal».

- Ficha técnica:

4 - Sevilla FC: Beto; Diogo Figueiras, Fazio, Carriço, Albero Moreno; M'Bia, Iborra; Reyes (Perotti, m.70), Rakitic, Víctor Machín (Jairo, m.86); y Bacca (Gameiro, m.76).

0 - Real Betis: Sara; Juanfra, Paulao, Amaya, Dídac Vilá; Nono, Xavi Torres; Steinhöfer (Jordi Figueras, m.46), Verdú, Vadillo (Rubén Castro, m.60); y Jorge Molina (Matilla, m.68).

Goles: 1-0, M.02: Bacca. 2-0, M.43: M'Bia. 3-0, M.59: Víctor Machín. 4-0, M.88: Iborra.

Árbitro: Javier Estrada Fernández (Comité Catalán). Expulsó por dos tarjetas amarillas al bético Paulao, quien las vio en los minutos 36 y 42, y al segundo entrenador del Betis, Roberto Ríos, en el minuto 45 por protestas airadas. Además, amonestó a los visitantes Vadillo (m.37), Nono (m.46+), Xavi Torres (m.51) y Matilla (92) y al local Reyes (m.46+).

Incidencias: Partido de la decimocuarta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 45.000 espectadores, entre ellos unos 1.300 béticos situados en una zona acotada de la grada de Gol Sur. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por las víctimas del reciente tifón sufrido en Filipinas. El Sevilla lució en sus camisetas la leyenda 'Reto 28028' de la campaña de UNICEF para la ayuda a los damnificados en esta catástrofe y el Betis saltó al campo con otras con el mismo lema. También antes del choque, se homenajeó a varios jugadores del Sevilla de la década de los sesenta, quienes saludaron desde el césped. Terreno de juego en buenas condiciones.