Un clon de España

Alemania, con las virtudes y los defectos de la Roja, vence a Ucrania en su estreno

Alemania, con las virtudes y los defectos de la Roja, vence a Ucrania en su estreno

La Alemania futbolística es a veces más España que la propia España. Cuando Joachim Löw dice que es un admirador del juego de la Roja no lo hace con la boca pequeña. Lo lleva a la práctica, y por eso para presentarse en el Europeo de Francia renuncia a la tan germana figura del delantero centro para actuar con Götze, un «falso 9». Götze era, sobre el papel, como Fábregas en el último campeonato, el que ganó España, pero a veces el ADN está por encima de todo. Toque a toque, pase a pase, jugó Alemania, pero el gol llegó en un centro en una falta lateral que el valencianista Mustafi remató de cabeza con mucha violencia. El central estaba solo y el balón fue teledirigido a la escuadra. La vieja Alemania salió al rescate de la nueva Alemania, a la que le faltaba profundidad. Kroos es el jefe en el equipo de Löw, actuando en el medio al lado de Khedira y canalizando todo el juego, pero los futbolistas de la media punta estaban desaparecidos. Özil, el que más, pero tampoco fue el día de Müller y sólo se dejó ver Draxler. Perdonó Khedira el 2-0 tras hacer un control espectacular, y a partir de ahí empezaron los problemas para el campeón del mundo.

Había empezado muy atrás Ucrania, parecía inofensiva, pero tiene jugadores para hacer daño. Cuando Yarmolenko se dejó ver por primera vez, fue para servir a Konoplyanka la posibilidad de marcar, pero el sevillista la dio con el tobillo. Pese a ello, el peligro continuó y Boateng tuvo que despejar in extremis cuando la pelota se dirigía sin remedio a la portería. Era la segunda ocasión de los ucranianos, pues Neuer ya tuvo que hacer un paradón en una acción de estrategia, y llegaría alguna más. Los últimos quince minutos de la primera mitad fueron de los «amarillos». Perdió el balón Alemania y lo perdió todo, como le suele suceder a España. Llegó a recibir un gol, pero bien anulado por fuera de juego.

Necesitó el descanso la «mannschaft» para recomponerse y recuperar la posesión. En su intención de parecerse a España le ha copiado las virtudes y los defectos: tiene el dominio absoluto de los partidos, pero cuando la velocidad en la circulación no es la adecuada, le cuesta crear ocasiones. Por eso Khedira trató de romper la cadena de pases con un disparo desde fuera del área ante el que respondió Pyatov. No fue su único intento. El jugador de la Juve parece transformarse cuando viste la camiseta de su país. Es un futbolista más fino y muy participativo en la elaboración.

Logró Alemania calmar el ánimo de Ucrania, que en la segunda parte se limitó a buscar un contragolpe como argumento ofensivo. Özil y Draxler (¿Iniesta y Silva?) por fin comenzaron a jugar y el conjunto de Löw firmó algunas de las mejores combinaciones del partido, que se quedaban a un «¡uy!» de acabar en premio. Lo que hizo mejor Alemania fue la presión después de perder la pelota. Vive de ella y sufre sin ella, por tanto, cuanto antes la tenga, mejor lo pasará. Perdonó la sentencia y todavía tuvo que sufrir un par de sustos que Ucrania se había guardado para los instantes finales. Con los de Fomenko algo más estirados, llegó una jugada de vértigo en el descuento que Schweinsteiger, a pase de Özil, convirtió en el 2-0.

- Ficha técnica:

2 - Alemania: Neuer; Hector, Mustafi, Boateng, Höwedes; Khedira, Kroos, Özil, Draxler (Schürrle, m. 78), Müller; y Götze (Schweinsteiger, m.89).

0 - Ucrania: Pyatov; Shevchuc, Rakitskiy, Khacheridi, Fedetskiy; Konoplyanka, Stepanenko, Kovalenko (Zinchenko, m.74), Sydorchuk; Yarmolenko y Zozulya (Seleznyov , m. 66).

Goles: 1-0, m.19: Mustafi; 2-0, m.92: Schweinsteiger.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Amonestó al ucraniano Konoplyanka (m.68).

Incidencias: Partido de la primera jornada del grupo C de la Eurocopa 2016 disputado en el Estadio Pierre-Mauroy de Lille ante unos 50.000 espectadores.