Real Madrid

El sóleo traiciona de nuevo a Bale

Quinta lesión del galés en el gemelo izquierdo desde que llegó al Madrid. Descartado para París, donde sí estará Ramos y puede que Modric.

El punto débil de Bale no está en su talón, como le sucedía a Aquiles. Es el sóleo de la pierna izquierda el que se empeña en detener una y otra vez al galés, que ayer sufrió la quinta lesión en la misma zona desde que es futbolista del Madrid. Un corto parte médico en la web del club confirmaba la nueva baja del extremo, que no irá a París y necesitará unas tres semanas para volver a estar disponible. Una lesión en 2013, otra en 2014 y tres en 2015 es el historial del sóleo izquierdo del jugador madridista, que en lo que va de temporada ya se ha perdido cuatro encuentros por este motivo.

Fue en el estreno en Liga de Campeones frente al Shakhtar cuando paró el juego sentándose en el suelo y pidió la entrada del médico. Le indicó con un gesto que se había roto, momento en el que empezó su recuperación con el objetivo de estar en el derbi frente al Atlético. Llegó a tiempo, aunque no para ser titular. Jugó los últimos 24 minutos en el Calderón antes de viajar con Gales para cerrar una histórica clasificación para la Eurocopa.

Si Benítez ya se ha quejado varias veces del problema de ceder jugadores a las selecciones, ahora puede añadir un nuevo renglón a su lista de reclamaciones. «Nosotros controlamos todo lo que está en nuestra mano; no sabemos lo que hacen cuando se van», decía el técnico en la previa del Levante. Y lo que hizo Bale con el equipo de su país fue jugar completos los dos partidos que tenía programados. Parece normal que disputase los 90 minutos del choque frente a Bosnia, en el que confirmaron su presencia en Francia el próximo verano a pesar de perder, pero es más difícil de entender que no descansase ni un segundo contra Andorra, un partido sin valor competitivo. A su regreso reconoció sentir calambres y entrenó a un ritmo menor los días posteriores, aunque pudo ser anunciado entre los once titulares el pasado sábado.

Fue de menos a más en el partido, comenzó muy participativo, pero con el paso del tiempo fue desapareciendo. «Le notamos cansado», admitió Benítez para justificar su sustitución en el descanso, pero no era sólo agotamiento. Dos días después, el estudio radiológico confirmaba una nueva «lesión muscular», con lo que no sólo Benzema y James Rodríguez son baja segura en ataque para visitar al París Saint Germain. El galés tampoco estará en el primer partido europeo grande del curso para el nuevo proyecto.

A Benítez le resulta difícil imaginar un día en el que tenga a toda su plantilla disponible, algo que no ha sucedido desde que tomó el mando del vestuario blanco. Por el momento se resigna tratando de recuperar a Ramos y Modric para la cita con el PSG. El central no arriesgó el hombro con una nueva infiltración ante el Levante, mientras que el croata, también lesionado con su selección, estuvo con el grupo y alimentó la esperanza de que pueda jugar ante los franceses. Tres días después espera el Celta.