Bayern: Un estilo con muchas caras

Guardiola ha conseguido que en el Bayern jueguen todos de todo

La remontada contra el Oporto fue algo más que una goleada. Es la muestra de lo que el Bayern es capaz de hacer cuando se siente en peligro. Necesitaba dos goles para clasificarse y marcó seis. Porque así es el Bayern, excesivo para todo. Incluso para las lesiones y los dramas que generan, como si el espíritu de Guardiola lo hubiera invadido todo. Y algo así sucede. Porque Pep no descansa, su cabeza da vueltas todo el día alrededor del fútbol, buscando soluciones para los problemas que todavía no existen. El Bayern ha marcado 13 goles en sus dos últimos partidos en casa en la «Champions». Al Shakhtar le marcó siete ayudado por un temprano penalti y la expulsión de un defensa ucraniano. Al Oporto lo aplastó con saña. Le marcó seis porque descansó en la segunda mitad. Pero ni el equipo ni la actitud eran iguales.

Fútbol total

Contra el Shakhtar, el Bayern necesitaba sólo un gol para superar el 0-0 de la ida, pero la alineación de Guardiola parecía diseñada para remontar un 4-0. Schweinsteiger era el mediocentro que jugaba por delante de la defensa. Y delante de él tenía a Müller y Götze como interiores, a Arjen Robben y Ribery en las bandas y a Lewandowski como delantero centro. Pero el gol en los primeros minutos ante un rival con un jugador menos convirtió la goleada en un ejercicio rutinario.

Contra el Oporto, la alineación era más cautelosa, con Lahm como compañero de Xabi Alonso y Thiago en el centro del campo y con Müller y Götze, interiores contra el Shakhtar, como extremos por las lesiones de Robben y Ribery. Pero la actitud avasalladora del equipo hizo que se marchara al descanso con un 5-0 y la eliminatoria resuelta.

Guardiola y el Bayern se adaptan a casi todo, a lesiones de futbolistas clave, como Alaba o Javi Martínez, o a sanciones como la de Xabi Alonso en cuartos. Pep ha conseguido que casi todos jueguen de todo, empezando por Neuer, fundamental para sacar la pelota jugada. Lewandowski es el único especialista, pero todos se divierten. Menos Guardiola. «Será especial para mí y para Thiago. El Barça es nuestra vida», dice.