La traición de Platini

Michel Platini Joseoh Blatter el pasado mes de mayo
Michel Platini Joseoh Blatter el pasado mes de mayo

Si el francés no hubiera «apoyado a Qatar en lugar de a Estados Unidos para organizar el Mundial 2022, la FIFA no tendría problemas», asegura Blatter.

Si Estados Unidos hubiera sido elegida sede del Mundial de 2022, todo en la FIFA seguiría como estaba. Esa es la teoría de Joseph Blatter, que culpa a Platini de haber derrumbado la impenetrabilidad de la FIFA y haberla abierto a las investigaciones judiciales. En una entrevista con la agencia rusa Tass, Blatter asume el amaño en la adjudicación de los Mundiales de 2018 y 2022. «Estaba convencido de que los mundiales se celebrarían en las dos principales potencias políticas del mundo.Teníamos previsto prepararnos para dos magníficos mundiales: Rusia 2018 y Estados Unidos 2022. En su lugar, hablamos de la crisis en la FIFA», asegura.

Según Blatter, Platini traicionó la idea de la FIFA para aliarse con Qatar. «Todo iba bien hasta que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunió con el coronado príncipe, entonces emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani», afirma Blatter. Esa reunión sirvió para unir a Platini al bando qatarí. «Esto mezcló las cartas. Cuatro votos europeos pasaron de Estados Unidos a Qatar. En caso contrario, la solicitud norteamericana hubiera ganado por 12 contra 10», explica Blatter. Es decir, el presidente inhabilitado de la FIFA confirma que los votos de todos los miembros del Comité Ejecutivo están perfectamente controlados. Una de las quejas de la candidatura española, que se presentó junto a Portugal para organizar el Mundial 2018, es la poca importancia que se concede a los informes de la comisión técnica. La candidatura ibérica fue la mejor valorada, la que poseía las mejores y más modernas infraestructuras. Pero el Mundial fue para Rusia. La candidatura qatarí era la menos valorada por la comisión técnica, pero ganó la elección por delante de Estados Unidos.

Según Blatter, eso fue lo que desató la «campaña» organizada por Estados Unidos y Gran Bretaña. «Junto a las autoridades suizas, esos países orquestaron un ataque contra la FIFA y su presidente. Estoy seguro de que cuando todo comenzó en la UEFA no se imaginaban que esto se convertiría en un escándalo político internacional», asegura Blatter. La «persecución» del Reino Unido obedece sólo a una «rabieta», según el presidente de la FIFA. « Los ingleses se comportan como perdedores. Ellos han inventado un fantástico juego y los principios del juego limpio. Pero en esa elección [la del Mundial 2018] la candidatura inglesa fue eliminada en la primera vuelta al lograr un solo voto. Nadie quería que el campeonato se celebrara en Inglaterra y ahora intentan culparme a mí», argumenta.

Blatter culpa a Platini de haber hundido a la FIFA, y a la UEFA de querer controlar el fútbol mundial. El suizo asegura que quería marcharse de la presidencia tras el Mundial de Brasil, pero el resto de confederaciones continentales le pidieron que siguiera.

«Temían que al poder llegaría un europeo y la UEFA tome bajo su control todo el mundo del fútbol», asegura. Por eso descarta las posibilidades del secretario general del organismo europeo de alcanzar la presidencia del fútbol mundial. «Si Infantino se presenta a las elecciones, Europa no tendrá ninguna oportunidad. A la mayoría de asociaciones no les gusta. Pero a mí me gusta. Principalmente porque nació en el mismo cantón que yo», reconoce Blatter.