Actualidad

El Valencia habla en el campo (0-1)

Anoche en uno de los templos del fútbol inglés, los futbolistas del Valencia hablaron donde mejor lo saben hacer: en el campo. Y Rodrigo Moreno, uno de los pesos pesados del vestuario, le dio la victoria al Valencia.

Anoche en uno de los templos del fútbol inglés, los futbolistas del Valencia hablaron donde mejor lo saben hacer: en el campo. Y Rodrigo Moreno, uno de los pesos pesados del vestuario, le dio la victoria al Valencia.

Publicidad

Decidieron los jugadores del Valencia que no iban hacer ninguna declaración antes ni después del partido contra el Chelsea. Y al final habló Parejo y el Valencia se llevó la victoria de Stamford Bridge. La inesperada y traumática destitución de Marcelino García Toral había conmocinado al vestuario, pero las victorias y más ante un rival ilustre pueden con todo.

Desde la directiva nadie les decía nada y los futbolistas decidieron tomarse la justicia por su mano. En uno de los templos del fútbol inglés, los jugadores hablaron donde mejor lo saben hacer: en el campo. Rodrigo Moreno, uno de los pesos pesados del vestuario y defensor a ultranza de Marcelino, dio la victoria al Valencia. Un triunfo que permite al club remontar el vuelo, pero que llegó con suspense después de que el VAR señalase una mano de Wass dentro del área a siete minutos del final. Barkley lanzó el balón al larguero y los valencianistas consiguieron el primer triunfo de su historia en Stamford Bridge.

Después de la dolorosa derrota ante el Barcelona en Liga, el Valencia llegaba a Londres con la necesidad de encontrarse consigo mismo. En la casa de Frank Lampard, que debutaba como entrenador en Liga de Campeones, el Valencia aparcó el luto y se puso a hacer lo que mejor sabe: jugar al fútbol.

Avisó Celades en sala de prensa que, aunque no grite mucho, las decisiones las toma él. Y en su segundo partido al frente del equipo valencianista, el catalán movió ficha y la apuesta le salió a la perfección. Sentó Celades a Gonzalo Guedes por Cheryshev y dio entrada a Kondogbia por Ferran Torres para fortalecer el centro del campo. El experimento funcionó. El Valencia ganó confianza y supo plantar cara al campeón de la Liga Europa.

Publicidad

Desde la defensa. Desde ahí se cocinó el triunfo del Valencia en su estreno en la máxima competición continental. Con Garay y Paulista a los mandos de la zaga, los de Celades consiguieron anular a la joven promesa «blue», Tammy Abraham, que apenas inquietó la portería de Cillesen. El portero también sacó una mano prodigiosa a un remate de William en la primera parte.

Al Valencia le salían las cosas. Creaba peligro, presionaba inmediatamente cada pérdida de balón y era capaz de frenar las embestidas rivales. Con Rodrigo y Gameiro, que protagonizaron algún que otro run run en la grada, el Valencia lideraba su ataque y de las botas del internacional español llegó el gol. Una asistencia precisa de Dani Parejo acabó en los pies de Rodrigo que, de primeras y en carrera, batió a Kepa. La rabia del delantero celebrando gol fue el fiel reflejo de la tensión que se ha vivido estos días en Paterna.Pero el primer triunfo de la historia en el estadio del Chelsea iba a tener suspense porque a siete minutos del final Wass cometió una mano dentro del área que fue revisada por el VAR. En el banquillo del Valencia no se lo podían creer, pero esta vez la suerte sonrió a los de Celades. El disparo de Barkley dio en el larguero y el Valencia por primera vez en mucho tiempo volvió a sonreir. Los jugadores, que tras el choque rompieron la ley del silencio, antes hablaron en el campo. La crisis valencianista puso punto y final con un triunfo vital en Stamford Bridge. El futuro en Europa se ilumina para los de Celades.

Publicidad