Atlético de Madrid

El Sevilla toma el Wanda

El centrocampista del Sevilla FC Joaquín Correa celebra su gol, segundo del equipo ante el Atlético de Madrid. EFE/Kiko Huesca
El centrocampista del Sevilla FC Joaquín Correa celebra su gol, segundo del equipo ante el Atlético de Madrid. EFE/Kiko Huesca

Diego Costa adelantó primero al conjunto colchonero, pero a los pocos minutos Jesús Navas y Correa dieron la vuelta al marcador.

El Sevilla volteó el Wanda, noqueó al Atlético y pone la eliminatoria de su lado. Buen partido de los de Montella y gris el juego de los de Simeone, que se agarraron a Diego Costa como tabla de salvación de sus males futbolísticos en un partido intenso, competido, con muchas faltas y tres goles en una segunda parte después de que en el primer acto los protagonistas fueran Moyá y Sergio Rico con paradas de mérito.

El Atlético nunca se encontró cómodo. Nunca encontró las soluciones para crear juego porque el rival se colocó muy bien en el campo. Dos líneas de cuatro perfectamente definidas y dos delanteros para presionar la salida de balón de los rojiblancos. Una salida de balón siempre espesa, siempre llena de dificultades porque Koke y Saúl no tuvieron claridad a la hora de mover la pelota y buscar el pase definitivo.

Tampoco la aparición de Vitolo, que se enfrentaba a sus ex equipo, fue positiva. El canario comenzó en la izquierda con Koke en la derecha, pero no se acopló. No encontró a Griezmann ni a Diego Costa y un tiro flojo a las manos de Sergio Rico fue su mayor aportación. Le falta ser más combinativo y asociarse mejor. Acabó en la derecha, porque Simeone cree que donde más rinde Koke es en el costado izquierdo, aunque el canterano pasó ayer por todas las posiciones del centro del campo.

Las paradas de Moyá y Sergio Rico evitaron los goles en una primera parte en donde el equipo de Montella estuvo perfecto en la recuperación y ágil a la hora de buscar el contragolpe. Correa y Vázquez se incorporaban al remate y suyas fueron las oportunidades ante Moyá. Al Sevilla se le veía suelto, con ideas, con Banega ejerciendo de organizador y con Sarabia y Muriel sacrificados en la presión. Atrás no tenía excesivos problemas y sólo Mercado lo pasaba mal con Diego Costa.

El hispano brasileño fue siempre el eje del juego del Atlético. Y no fue suficiente. Griezmann no estuvo tan inspirado como otras veces y el equipo fue muy previsible en ataque, salvo cuando Diego Costa se tiraba a los lados para buscar el balón y a Sergio Rico. Sus movimientos eran la única preocupación de la defensa sevillista, que apenas sufrió.

Se jugó Simeone la baza de Correa porque el Atlético buscaba el gol. Más ofensivo, más rápido en ataque, llegaba con mayor claridad. Una acción que acabó en el poste, un remate de Costa alto y la entrada de Carrasco por el desdibujado Griezmann. Solución de emergencia para darle profundidad y verticalidad al equipo.

Y llegó el gol tras el lanzamiento de un córner. Despejó en corto N’Zonzi el disparo de Carrasco y la pelota le cayó a Diego Costa que no perdonó. Botín importante el conseguido entre dos equipos muy parejos. El Atlético siguió atacando. Aparecieron Carrasco y Correa con sus llegadas al área, pero el segundo tanto no llegaba y fue el Sevilla el que tocó el cielo en los diez minutos finales.

Jesús Navas, que había reemplazado a Vázquez, se encontró con una pelota ante Lucas. Amagó, esperó y su centro pegó en la bota del defensa. Moyá metió la mano, pero el balón se fue a la red cuando, quizá, iba fuera. Mazazo, jarro de agua fría para el Atlético, que no esperaba encajar un gol, pese a que el Sevilla siempre había dado la cara y no renunciaba a nada.

Fernando Torres suplió a Koke y el Atlético en su intención de ganar se suicidó. Torres, Carrasco, Correa y Diego Costa en el césped. No es que fuera un ataque a lo loco, pero Simeone quería más, no quería ir al Pizjuán con el empate. Para el Sevilla no resultó complicado controlar la última ofensiva rojiblanca. Corchia y Escudero cerraban bien, lo mismo que Mercado y Lenglet. Al Atlético le faltaba toque, claridad y visión para crear ocasiones. Era demasiado plano y con Diego Costa no bastaba para solucionar las jugadas de ataque.

Y llegó el tanto de Correa. Un despeje de Godín de espalda, un balón adelantado para Correa, que gana a Savic en velocidad y se abre para ajustar el disparo lejos de Moyá. Quedaban dos minutos, el Wanda enmudeció y aunque Diego Costa tuvo la última en el descuento el partido estaba decidido. El Atlético encajaba su segunda derrota en e su nueva casa, la primera ante un equipo español, y comenzaba a despedirse de la Copa porque la eliminatoria ahora tiene un color especial. El del Sevilla, ayer, superior.

Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Savic, Godín, Lucas; Koke (Torres, m. 82), Gabi, Saúl, Vitolo (Correa, m. 46); Griezmann (Carrasco, m. 67) y Diego Costa.

2 - Sevilla: Sergio Rico; Corchia (Geis, m. 89), Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Navas, m. 75), Correa; y Muriel (Ben Yedder, m. 84).

Goles: 1-0, m. 72: Diego Costa, con un zurdazo cruzado tras un rechace en el área. 1-1, m. 80: Lucas, en propia puerta tras un centro de Jesús Navas. 1-2, m. 89: Correa culmina un contragolpe.

Árbitro: Jaime Latre (C. Aragonés). Amonestó al local Saúl (m. 69) y al visitante Mercado (m. 58).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 51.643 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Rubén 'Panadero' Díaz, exjugador del club rojiblanco entre 1973 y 1977 y fallecido el martes a los 72 años.

Efe