FC Barcelona

El gol del cojo

Adriano marcó el tanto del triunfo en el minuto 44 y fue sustituido al descanso con molestias. Neymar jugó media hora y brilló en un gris Barça

Los suplentes del Barça, que estaban calentando, se abrazan a Adriano tras marcar
Los suplentes del Barça, que estaban calentando, se abrazan a Adriano tras marcar

El Barcelona necesitó que le echaran una mano para romper el partido en La Rosaleda. Mejor dicho, que no la «echaran», que Willy Caballero se lanzara tarde a detener el lejano disparo de Adriano y tocara la pelota sin llegar a despejarla. Moría la primera parte y al conjunto de Tata Martino, dominador, pero atascado, se le abrió el cielo con el tanto. Para Adriano, el duelo acabó ahí. No volvió de los vestuarios por unas molestias en el bíceps. Había hecho su trabajo. El gol del cojo llegó justo a tiempo para su equipo.

El Málaga tuvo maniatado durante muchos minutos al campeón. Bien colocado y extraordinario en las ayudas, con Fabrice por un lado y Pawlowski por otro socorriendo a los laterales, sólo Fàbregas rompía la monotonía. El «4» es definitivamente el jugador más en forma del equipo en este comienzo de curso. Está muy vivo y activo, con libertad de movimientos. No tiene la velocidad de Messi, pero es listo para moverse entre los centrales. De sus pies nacieron los mejores pases que ni Pedro ni Alexis lograron culminar. El conjunto azulgrana busca abrir el campo más que en temporadas anteriores y ayer cargó casi todo el juego por el lado de Alexis. El chileno lo intenta, pero le sale una vez bien, otra mal y casi todas regular. Se aturulla en el regate y en ocasiones pierde terreno cuando ya tiene la ventaja ganada, pero se esfuerza por agradar y a Tata Martino le está convenciendo. Otra vez Pedro volvió a ser el sustituido para dar a Neymar la habitual media hora. En esta ocasión no marcó el brasileño, pero si alguien se pareció a Messi sobre el césped fue él, con varias arrancadas y eslalons en los que dejó atrás a cuantos jugadores malaguistas se cruzaron en su camino, hasta que llegaba una patada y lo tiraba al suelo. Rozó el gol en un lanzamiento de falta que Caballero despejó con una palomita.

No mejoraba el Barcelona, que ofreció ayer una versión más bien gris. Fàbregas bajó sus prestaciones y, aunque el Málaga fue notando el cansancio, tuvo las oportunidades más claras para lograr el empate. La labor defensiva era buena, pero le costaba salir a la contra. Lo hizo muy al principio y mediada la segunda mitad, en una transición rápida con Eliseu, Santa Cruz y el remate final de Fabricio, que se estrelló en el palo.

Contrariamente a lo que suele ser habitual, le faltó control al conjunto azulgrana según pasaban los minutos. Iniesta y Xavi, con Song al lado en lugar de Busquets, no terminaron de imponerse e hicieron el juego demasiado previsible. Salvo las apariciones de Neymar, poco más ofreció el líder. El Málaga no se rendía y en los últimos instantes volvió a tener a mano la igualada con un cabezazo de Seba y el remate posterior de Tissone, que fueron demasiado inocentes y a los que respondió perfectamente Valdés. El pitido final llevó un soplido de alivio para el Barça, que dejó la impresión de tener todavía mucho camino por recorrer.

Ficha técnica:

-Málaga: Willy Caballero; Gámez, Sergio Sánchez, Angeleri, Antunes; Darder, Camacho (Morales, min.75), Tissone; Pawlowski (Eliseu, min.62), Santa Cruz y Fabrice (Seba, min.75).

FC Barcelona: Víctor Valdés; Adriano (Alves, min.46), Piqué, Mascherano, Alba; Song, Xavi, Iniesta (Sergi Roberto, min.82); Alexis, Cesc y Pedro (Neymar, min.62).

-El gol: 0 - 1, min.44, Adriano.

-Árbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Amonestó a Gámez (min.56), Sergio Sánchez (min.59) y Darder (min.71) por parte del Málaga. Y a Alexis (min.61) y Dani Alves (min.83) por parte del FC Barcelona.