El orgullo de Thiago

Su gol en la prórroga premia al PSG, superior al Chelsea tras 90 minutos en inferioridad.

Toda Europa se preguntaba la razón que había llevado a Thiago Silva a saltar con la mano en alto dentro del área. Su equipo había llegado a la prórroga en Stamford Bridge a pesar de perder a Ibrahimovic poco después de la media hora, pero su incomprensible penalti allanaba el camino del Chelsea, que había propuesto menos y aun así tenía la clasificación en su mano ante un rival exhausto.

Aunque el PSG había tenido más fútbol, más posesión, más ocasiones y más fe que su rival, parecía imposible que le quedaran orgullo y energías para negarse una vez más a su destino. Pero sí, Thiago Silva quiso contestar a todos los que criticaron su acción de parvulario y se elevó dentro del área para cabecear el balón que incendiaba Stamford Bridge y dejaba a Mourinho fuera de la «Champions» antes que casi nunca. Un título y cuatro semifinales encadenaba el portugués, que pensó que con que su equipo se defendiera bien bastaría para pasar y al comienzo del tiempo extra metió a Drogba y dejó a los suyos soltarse en ataque para evitar los penaltis. Es un experto en las escaramuzas continentales, aunque en esta ocasión se impusieron el corazón y el orgullo de los franceses, un proyecto que ha ido adquiriendo carácter competitivo en los últimos años.

Pastore desplegó toda su calidad desde el principio y tras una laguna en la segunda mitad, volvió a pedir protagonismo en la prórroga. Fue el primero que advirtió al Chelsea de que la noche no sería fácil y en una de sus acciones dejó a Cavani ante Courtois. El uruguayo regateó al guardameta y remató al palo. Para entonces los parisinos ya estaban con diez por la expulsión, injusta, de Ibrahimovic, que llegó tarde y con fuerza a una acción con Oscar, aunque no con la maldad necesaria para ver la roja. Sin él, los locales no cambiaron su plan conservador y el PSG tampoco modificó sus ganas de ir a por la eliminatoria. En un córner, Cahill dio el primer paso para los londinenses y David Luiz con uno de sus cabezazos con el alma llevó la cosa a la prórroga. Allí Thiago Silva fue demonio primero y ángel después. Lo contrario le pasó a Courtois que, tras una mano salvadora, quedó a media salida y no pudo detener el balón que clasificaba al PSG.

- Ficha técnica:

2. Chelsea: Courtois; Ivanovic, Terry, Cahill, Azpilicueta; Matic (Zouma, m.84), Ramires (Drogba, m.90), Oscar (Willian, m.46), Fàbregas, Hazard; y Diego Costa.

2. París Saint-Germain: Sirigu; Marquinhos, David Luiz, Thiago Silva, Maxwell; Thiago Motta, Matuidi (Lavezzi, m.81), Verratti (Rabiot, m.82); Pastore (Van der Wiel, m.118), Cavani e Ibrahimovic.

Goles: 1-0, m.81: Cahill. 1-1, m.86: David Luiz. 2-1, m.95: Hazard (p). 2-2, m.113: Thiago Silva.

Árbitro: Björn Kuipers (NED). Amonestó a Oscar (m.36), Ramires (m.51) y Diego Costa (m.72), del Chelsea; y a Thiago Motta (m.32), Matuidi (m.39), David Luiz (m.72) y Verratti (m.74), del PSG. Expulsó por roja directa a Ibrahimovic (m.31).

Incidencias: partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio de Stamford Bridge (Londres), ante 41.000 espectadores, aproximadamente.