El Real Murcia vuelve a ser descendido en los despachos 22 años después

El Real Murcia, al consumarse hoy su descenso a Segunda División B por deudas, repite la triste historia que vivió hace 22 años y se convierte en el primer club del fútbol español que pierde la categoría dos veces por cuestiones administrativas.

El Rea Murcia ya descendió en 1992 por algo parecido, entonces por no convertirse en sociedad anónima deportiva.

La historia del Murcia está jalonada de éxitos y fracasos deportivos, pero también ha habido fiascos en la gestión que le han llevado a perder en los despachos lo que había ganado en el terreno de juego.

La próxima temporada, el cuadro murcianista competirá en Segunda B después de que hace menos de dos meses luchara por el ascenso a la Liga BBVA después de haber sido el cuarto clasificado de la Liga Adelante.

La plantilla del Murcia, que cerró la campaña 2013/2014 siendo eliminado en esa fase de ascenso por el Córdoba, fue ovacionada por su afición en su último partido, perdido por 1-2 frente al Córdoba el 15 de junio en el estadio Nueva Condomina, y esos mismos seguidores ven ahora como el equipo está condenado a competir en la tercera categoría del fútbol español.

Lo ocurrido despierta fantasmas del pasado. A finales de junio de 1992 el Murcia se convirtió en el primer equipo del fútbol español que era descendido por no transformarse en sociedad anónima deportiva después de una campaña en la que fue el undécimo clasificado de Segunda A en un campeonato que disputaban 20 equipos.

Aquel año ascendieron a Primera el Celta y el Rayo Vallecano y descendieron en el campo Las Palmas, el Avilés, el Málaga y el Sestao, aunque éste último se salvó al ser descendido el Murcia, que fue el único club que no hizo efectiva su conversión en sociedad anónima, tal y como exigía la Ley del Deporte.

Fue el triste desenlace de la campaña 1991/1992 para un club que presidía Juan Garrido, quien por cierto se marchó después de aquel episodio, y por el que desfilaron el uruguayo Fernando Morena, José Antonio Naya y Joaquín Peiró como entrenadores.

En aquella plantilla figuraban Paco Jémez, Jordi Roura, Juan José Díaz "Juanjo", Iñaki Eraña, Paco Abellán, Javi Rey, Manolo Zambrano, los uruguayos Gabriel Correa y James Cantero y el hispano argentino Dani Aquino, entre otros.

Curiosamente entonces el que hoy es presidente y dueño del Real Murcia, Jesús Samper, era el secretario general de la Liga de Fútbol Profesional, que es el organismo que ahora ha excluido al conjunto grana de la competición.

Posteriormente, el 22 de octubre de 1996, Samper abandonó la LFP ante la petición de varios clubes y después llegó al Murcia.

Samper dijo al abandonar el cargo en la Liga que aún le quedaba más de un año de contrato y que lo hacía renunciando a una indemnización de unos 130 millones de pesetas.