La mejor versión del Barça

Messi, dos goles, y Neymar, uno, lideran el festival azulgrana ante un Celta que no supo parar el vendaval de juego de los de Luis Enrique.

Messi, dos goles, y Neymar, uno, lideran el festival azulgrana ante un Celta que no supo parar el vendaval de juego de los de Luis Enrique.

Con Messi es más fácil. Con Neymar, también. El Barcelona se fue al descanso con dos golazos de ventaja, con sus mejores sensaciones de los últimos partidos y con el convencimiento de que este es el camino correcto para intentar la remontada, casi imposible, ante el PSG. El Celta fue el convidado de piedra, llegó un par de veces a las cercanías de Ter Stegen y se fue al vestuario desnudo, convencido de que su planteamiento había fallado. Lo de después fue peor. Fueron arrollados por un tren llamado Messi y el Camp Nou comenzó a soñar con el partido del miércoles, con el PSG, con Emery y con el milagro.

Porque el Barcelona de anoche nos recordó al mejor Barcelona. Al de la presión alta, al de las transiciones rápidas, al de la velocidad de ejecución y al del toque preciso. Un equipo de los pies a la cabeza, con Messi y Neymar en su mejor versión y con un Busquets, que después de partidos de sombras, apareció con todas la luces que necesita el equipo para tener equilibrio, para ser un faro por delante de los defensores y para gustarse en acciones individuales. Los demás, a gran nivel, con Iniesta, guardado en la urna del banquillo para que explote todas sus habilidades el día D.

Además, el aliviado Luis Enrique, en su cuenta atrás como técnico azulgrana, volvió a apostar por tres defensas. Sergi Roberto se sumaba al centro del campo y como Bongonda le obligó poco, apenas tuvo que defender. Era un Barça coral ante un rival encogido, al que el planteamiento de Berizzo no lo hizo ningún favor. El Celta se puso un ropaje más defensivo, cinco defensas, porque Roncaglia se alineó con Cabral y Sergi Gómez cuando Messi y Neymar apretaban. Aspas era la referencia ofensiva, pero el gallego apareció poco. Probó fortuna en un par de acciones sin suerte.

En cuanto la sociedad Neymar-Messi calentó el partido se decantó del lado azulgrana. Antes del primer gol hubo un par de paredes entre ellos, una vaselina del brasileño y una jugada con dos remates al poste. Primero tras una excepcional carrera de Luis Suárez con disparo al palo. El balón llegó a Leo que la mandó al mismo sitio que el uruguayo. El gol ya rondaba la portería de Sergio Álvarez cuando Roncaglia tuvo una oportunidad de oro ante Ter Stegen. Lo más fácil era marcar, pero erró.

Y con el primer gol de Messi, que dejó tirado a Cabral con su cambio de dirección, se apagó el Celta y apareció el mejor Barcelona. Las ganas y la velocidad de Neymar, la excelsa prestación de Messi y el trabajo colectivo de los Rafinha, Rakitic y Sergi Roberto, que suman esfuerzo y calidad, deparó que se jugará en campo gallego, que Sergio Álvarez tuviera las orejas tiesas y que los defensores se multiplicaran para frenar el vendaval de juego de los de Luis Enrique. Los marcajes encargados por Berizzo no surtían efecto, el ataque celeste no existía y era una cuestión de paciencia que llegaran más goles.

Y fue una asistencia de Messi, que recibió de Rakitic lo que propició el remate de Neymar con la derecha. Un gol que premiaba el buen quehacer del brasileño, rápido, driblador e incontrolable para Hugo Mallo en muchas ocasiones.

Avisó Sergi Roberto tras la reanudación, pero el tercer gol lo hizo Rakitic en fuera de juego, después de una jugada en la que intervinieron Messi y Rafinha. Para Berizzo fue el acabóse; para Luis Enrique, la oportunidad de pensar en el PSG. Se fue Busquets entró Mascherano y apareció Umtiti para marcar el cuarto. Otra vez Messi en la jugada que culminó el francés en una posición dudosa. Tres minutos después otro golazo de Messi para cerrar la manita. Una manita que marcaba la diferencia entre un Barcelona muy inspirado y un Celta asustado, encogido y sin personalidad, en el que Aspas buscó el gol hasta el final.

Hubo tiempo para Iniesta, al que se le supone titular ante el PSG, y hasta para Denis, que relevó a Neymar, uno de los protagonistas del festival azulgrana en una noche para soñar...

Ficha del partido:

5. Barcelona: Ter Stegen; Gerard Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergi Roberto (Inuesta, min.68), Sergi Busquets (Sergio Busquets, min.61), Rakitic, Rafinha; Messi, Luis Suárez y Neymar (Denis Suárez, min.66).

0. Celta: Sergio Álvarez; Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Roncaglia, Jonny; Radoja, Wass (Marcelo Díaz, min.69), Bongonda (Pione Sisto, min.51), Aspas; y Guidetti (Jozabed, min.62).

Goles: 1-0, min.24: Messi. 2-0, min.40: Neymar. 3-0, min.58: Rakitic. 4-0, min.61: Umtiti. 5-0, min.65: Messi.

Árbitro: Jesús Gil Manzano, del comité extremeño. Mostró cartulina amarilla a Sergio Busquets (min.20), Cabral (min.36), Radoja (min.38) y Sergi Gómez (min.49).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima sexta de la LaLiga Santander, disputado en el Camp Nou ante 77.117 espectadores, según datos facilitados por el FC Barcelona.

Antes del partido, la sección de hockey patines del Barça apareció en el césped para presentar ante su afición la reciente Copa del Rey que ganó en Alcobendas.