La cuadrilla de Illarra

El nuevo jugador del Madrid llegó con más de 30 amigos de su pueblo
El nuevo jugador del Madrid llegó con más de 30 amigos de su pueblo

Para los que dicen que España se vuelve antimadridista, o que los jóvenes eligen otro equipo, la presentación de Asier Illarramendi acabó con sus teorías. El futbolista de Motrico, un pueblo de Guipúzcoa, de 5.000 habitantes, donde gobierna Bildu, presumió de raíces y de orgullo por estar en el Santiago Bernabeú, por ser del Madrid. Junto a él, más de treinta jóvenes del pueblo tan orgullosos como él, que se pagaron un autobús, llegaron por la mañana y muchos de ellos, se fueron por la tarde, después de la presentación.

Entraron en el palco mirando a todos lados, con los móviles encendidos y grabando. Salieron al palco para hacerse la foto con Illarramendi y bajaron al césped para acompañarle y volver a posar junto a él en el centro del campo. Le apoyan de manera indudable. Son madridistas. «Estuve el viernes por la noche con ellos. Han organizado todo para venir a apoyarme y se lo agradezco, tanto a ellos como a mi familia. Venimos de un pueblo de 5.000 habitantes y todos estamos muy contentos de estar aquí. Ellos también están fliplando con la dimensión de todo esto», dijo el futbolista. Sus amigos aplaudieron a Florentino Pérez y le interrumpieron con ánimos mientras hacía su discurso de presentación, se hicieron numerosas fotos con él, tanto en el palco como en el césped, animaron a su amigo Asier y se encendieron cuando enseñó su camiseta del Real Madrid con el 24 a la espalda. «Se ha convertido en una de las grandes esperanzas de nuestro fútbol. Ha brillado y se ha consagrado como uno de los mejores de la reciente Eurocopa Sub'21, en la que ha compartido título con varios de sus nuevos compañeros. Procede de una tierra que ama el fútbol», le presentó Florentino Pérez.

Fue un día largo para el nuevo centrocampista del Real Madrid, un día de muchos nervios, que se le fueron pasando según avanzaban las horas y todo salía mejor de lo previsto. Miraba el palco y después la sala de prensa con curiosidad. Al principio, cuando tuvo que hablar junto al presidente en el palco, ni sacó las manos de los bolsillos. Su padres, hermano y novia le miraban y después posaron junto a él, con su madre, apoyándose orgullosa en su hombro. Era un día de fiesta para la familia Illarramendi y para gran parte de su pueblo. Llegaban a Madrid para el primer día del resto de su vida del futbolista, un punto de inflexión. «He pasado 12 años en la Real con momentos muy bonitos y me llegó la oportunidad de formar parte de este club, que es muy grande». A partir de ahora, nada será igual: «Sé que mi vida cambiará bastante. Vengo de un pueblo pequeño y todo esto es tan... pero yo estoy seguro de que no cambiaré».

Agradeció al Madrid el esfuerzo que ha hecho por ficharle y a Florentino Pérez el apoyo que le ha dado estos días: «Florentino y todos sus directivos se han portado muy bien conmigo y se lo agradezco. Hablé también con Xabi Alonso, que me recomendó venir, me dijo que esto era increíble. Ahora toca trabajar duro». Los nervios, que no le pudieron ayer, no parece que le vayan a superar en el campo: «No me asusta el reto, me atrae. Que un club como el Madrid, que es el mejor del mundo y lucha por los títulos, se fije en ti, te atrae. Es una oportunidad única e irrechazable».

Su familia también siguió su primera aparición ante los medios, en la sala de Prensa del Santiago Bernabéu. No está solo, también en la actual plantilla del Madrid tiene a muchos conocidos, campeones de Europa Sub'21 como él: «El Madrid está fichando jóvenes con un futuro muy bueno, conozco a varios de la Selección. Son grandes amigos y eso también atrae». Antes Pardeza ya le había dicho: «El Madrid también es una familia».