Las lágrimas de Laporta

El ex presidente, que se abrazó con Bartomeu, se emociona en el adiós al «Flaco»

Laporta, emocionado ayer en el Camp Nou
Laporta, emocionado ayer en el Camp Nou

El ex presidente, que se abrazó con Bartomeu, se emociona en el adiós al «Flaco»

Laporta y Bartomeu, miembros de la misma junta directiva al principio, rivales en las elecciones del Fútbol Club Barcelona después, enfrentados en los últimos tiempos en muchas ocasiones, presidente y ex presidente, se abrazaron antes de dar el penúltimo adiós a Johan Cruyff. Después, el ex máximo mandatario no pudo contener las lágrimas. «Despedimos a un hombre que tenía una personalidad excepcional, un hombre que fue genial, un personaje que revolucionó el fútbol con su manera de entender este deporte y la vida», dijo Laporta, que era además amigo personal de Cruyff. Todo esto sucedió en el espacio de condolencia que han habilitado en el Camp Nou para despedir a Cruyff. Bartomeu fue el encargado de inaugurarlo: «Es imposible entender el Barça sin Cruyff», dijo. «Es el maestro, la persona que nos ha dejado este legado en el Barça. Cuando llegó como jugador fue un jugador moderno, inconformista, que revolucionó el mundo del fútbol y del Barça, pero también como entrenador su legado es espectacular», añadió. Por allí pasaron ex jugadores como Guardiola, que ha asegurado que le enseñó todo lo que sabe de fútbol, otros ex miembros del «Dream Team» y compañeros, aficionados, muchos de ellos llorando y rezando; políticos como Artur Mas y el actual presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; rivales deportivos, como Florentino Pérez o una delegación del Espanyol comandada por su entrenador, Galca; y la plantilla de baloncesto del Barcelona.

El desfiles de personas fue incesante. En su primer día superó las 15.000. El espacio, con la inscripción «Gracias, Johan», estará hasta el martes. Ese mismo día acudirá el equipo de fútbol a despedirlo. También la familia del «Flaco». Jordi Cruyff, su hijo, tomará la palabra.