Los isleños, convencidos de firmar la remontada del ascenso

El Zaragoza se impuso el La Romareda el pasado mércoles
El Zaragoza se impuso el La Romareda el pasado mércoles

Las Palmas y Zaragoza se jugarán este domingo una plaza en Primera en el Estadio de Gran Canaria, con la ventaja inicial para el equipo maño del 3-1 logrado al pasado miércoles.

UD Las Palmas y Real Zaragoza se jugarán este domingo una plaza en la Primera División del fútbol español a un solo partido, en el Estadio de Gran Canaria, con la ventaja inicial para el equipo maño del 3-1 logrado el pasado miércoles, una renta que los isleños están convencidos de remontar.

Desde que acabó el choque de ida, donde el equipo amarillo marcó primero pero vio cómo su rival le daba la vuelta al marcador, todas la manifestaciones de futbolistas, técnicos y dirigentes han ido en una sola dirección: la remontada es posible porque ven asequible obtener un triunfo por 2-0.

"No hemos dicho la última palabra", "somos fuertes en casa y ellos lo saben", "el ascenso no se nos va a escapar"o "el domingo nos los vamos a comer"han sido algunas de las declaraciones de los jugadores canarios, rebosantes de confianza y optimismo desde que encajaron esa derrota en La Romareda.

Quizá el más comedido en los comentarios haya sido el entrenador, Paco Herrera, consciente de que la mayor dificultad no será anotar la pareja de goles necesaria, sino mantener la portería propia imbatida para no elevar el listón de la exigencia realizadora.

El técnico catalán ha insistido en que deberán estar atentos a los contragolpes de su rival y mantener un equilibrio defensa-ataque para no dilapidar las posibilidades antes de tiempo.

Herrera ha asegurado que la última alineación titular de la temporada se parecerá "mucho"a la que jugó en Zaragoza porque el equipo tiene "cara y ojos", y sabe "dónde nos hemos equivocado".

El preparador barcelonés ha pedido defender "con más calidad"que en La Romareda y afrontar el partido con "cabeza fría"y "no volvernos locos", como les ha sucedido "otras veces".

La plantilla de la Unión Deportiva se entrenará por última vez esta tarde, a puerta cerrada como durante toda la semana, y lo hará en el escenario del encuentro y a la misma hora de la gran final. La única baja es Vicente Gómez, lesionado. La plantilla al completo quedará concentrada en un hotel de la capital grancanaria.

Toda la isla está pendiente del ascenso de su equipo a la elite. El partido, declarado de alto riesgo, contará con casi medio millar de efectivos de seguridad para evitar lo ocurrido el año pasado contra el Córdoba, con invasión del campo y agresiones a futbolistas visitantes tras llevarse el ascenso en la última jugada.

Para ello, el club insular duplicará la seguridad privada en el estadio, con unos 200 vigilantes, mientras que la Policía Nacional movilizará a 155 agentes y la Policía Local a 34, con el refuerzo de 70 efectivos de Protección Civil y voluntarios de la Cruz Roja.

Las puertas del recinto se abrirán dos horas antes y el lleno está garantizado, con unos 28.000 espectadores en las gradas y una mínima representación de seguidores del Zaragoza.

Se ha preparado un gran mosaico para un día especial en el que las peñas del equipo amarillo se han citado a mediodía en el antiguo Estadio Insular, escenario del último ascenso a Primera en el año 2000, para ir caminando hasta el 'Gran Canaria', donde confían en vivir el retorno de Las Palmas a Primera.

Por su parte, el Real Zaragoza visita el Estadio de Gran Canaria seguro de sus posibilidades de salir victorioso de la eliminatoria final por el ascenso, pero no confiado por la ventaja que logró en la ida (3-1), porque es consciente del potencial de su rival, especialmente en su estadio.

En él, el conjunto amarillo ha sido el mejor local de toda la Liga Adelante, pero aún así el equipo de Ranko Popovic se ve capacitado para sacar la eliminatoria adelante.

Los mensajes lanzados por la plantilla zaragocista tras el triunfo en el primer envite han sido de prudencia y de que no está ganado nada, porque quedan noventa minutos por disputar que para nada serán sencillos.

Al contrario, los jugadores zaragocistas creen que les va a tocar sufrir por el gran potencial ofensivo de los insulares, pero que si afrontan el encuentro con la misma intensidad con la que lo han hecho en todos los de la Promoción, tendrán opciones de regresar a la capital aragonesa con el billete a Primera División en el bolsillo.

El planteamiento, desde el punto de vista del equipo maño, es afrontar este encuentro de vuelta como si la eliminatoria estuviera igualada e ir a ganar, porque pensar en defender la ventaja obtenida casi siempre suele ser un mal negocio.

El principal peligro para el Real Zaragoza, como ya se demostró en los primeros minutos del encuentro de ida, es la movilidad y creatividad de los atacantes del equipo amarillo, que causaron muchos problemas a la zaga local.

El equipo aragonés sufrió en los primeros minutos, pero a partir de la entrada de Jaime en el encuentro y de una mayor presión defensiva, fue capaz de frenar la capacidad atacante de los isleños y llevar peligro a la contra.

El objetivo, por tanto, es repetir el juego de la segunda parte, especialmente, donde el Real Zaragoza superó a la U.D. Las Palmas y le creó muchos problemas con su velocidad en los contragolpes.

El técnico serbio del conjunto maño cuenta con toda la plantilla a su disposición, pero hay algunos jugadores que arrastran molestias del encuentro de ida. En un principio nadie está descartado y todo apunta a que podrá contar con todos ellos, aunque quizá alguno no pueda estar físicamente al cien por cien.

Parece que la idea de Popovic podría ser repetir el equipo inicial que se impuso en La Romareda, aunque el balcánico siempre se suele guardar algún as en la manga, bien en forma de cambio de algún jugador o de sistema de juego. EFE

Alineaciones probables;

UD Las Palmas: Raúl Lizoain; David Simón, David García, Aythami Artiles, Ángel López; Hernán, Javi Castellano; Roque, Jonathan Viera, Culio; y Araujo.

Zaragoza; Bono; Fernández, Mario, Vallejo, Cabrera, Rico; Dorca, Ruiz de Galarreta; Pedro, Eldin; y Willian José

Árbitro: Daniel Ocón Arráiz (Comité Riojano).

Estadio: Gran Canaria.

Hora: 18.00 (insular), C+.