«Mou» se despide sin Casillas ni Diego López

La Razón
La RazónLa Razón

Aunque no hay nada en juego ante Osasuna, la tarde de hoy no será una cualquiera en el Bernabéu. Después de tres años, José Mourinho se despide del Real Madrid y cada gesto del portugués será más importante que cualquiera de los noventa minutos de partido. Se va un técnico especial por su carácter y carisma, que tendrá la última hora y media con una afición que se puso en sus manos para derrotar al Barcelona de Guardiola, y con la que ha tenido una relación parecida a una montaña rusa. Altos y bajos que acabarán con un once titular de circunstancias y Adán de portero. Ni Diego López ni Casillas están en una convocatoria en la que sólo hay 13 futbolistas del primer equipo y en la que tampoco entraron Ramos, Alonso y Ronaldo. No habrá posibilidad de avivar el debate de la portería, la fuente de presión más importante en los últimos meses del luso. Diego López, el fijo para Mourinho, está de baja por una operación sin importancia. Casillas, que no ha jugado ni un minuto desde que se recuperó de su lesión en la mano, no viajó a San Sebastián por unas molestias físicas de las que parece recuperado, pero aún así el último capítulo de este culebrón no verá a Iker como guardameta titular.

No hubo conferencia de prensa previa antes del choque ayer y queda la duda de si Mourinho se reservará unos minutos con los medios. Por si acaso se despidió en la web con un escueto mensaje que acababa así: «¡Hala Madrid!». El partido será lo de menos, porque Osasuna ya se salvó del descenso y el Madrid ya sólo piensa en el proceso electoral y en las caras nuevas. La primera, la de quien se sentará en el lugar que Mourinho visitará esta tarde por última vez.

Real Madrid: Adán; Arbeloa, Raúl Albiol, Carvalho, Nacho; Essien, Modric, Özil; Di María, Callejón e Higuaín.

Osasuna: Asier Riesgo; Oier, Rubén, Unai García, Nano; Silva, Timor; Cejudo, Armenteros, De las Cuevas; y Manu Onwu.

Árbitro: Pérez Lasa (Comité Vasco).Estadio: Santiago Bernabéu.