1-1. Los fantasmas de Messi

Grupo D. Argentina empata con la ordenada Islandia en un partido en el que Leo, que lo intentó sin éxito ni acierto, desperdició hasta un penalti con 1-1

Leo Messi / Foto: Efe
Leo Messi / Foto: Efe

Grupo D. Argentina empata con la ordenada Islandia en un partido en el que Leo, que lo intentó sin éxito ni acierto, desperdició hasta un penalti con 1-1.

Rabia. Frustración. Cuando el árbitro polaco Marciniak señaló el final del partido, Leo Messi, empapado en sudor como pocas veces se le ha visto, lanzó el balón al cielo. En su cabeza estaba el penalti que había fallado media hora antes. Fue la gran ocasión ante la meritoria Islandia, un país con apenas 334.000 habitantes, una selección que juega sin complejos a defenderse y contraatacar, y eso lo hace muy bien.

Las opciones de marcar fueron pocas. Antes había aprovechado una Agüero, que se revolvió perfecto dentro del área; respondido por Finnbogason, una pesadilla para Argentina en la primera parte, dueño de todas las pelotas largas. Tras el descanso, Islandia dejó de atacar. Sólo defender, cerrar huecos y pasillos, y llegó el penalti. La responsabilidad, para Messi, pese a que el de los once metros es un arte que no domina del todo. Se preparó, respiró, lanzó a su izquierda y Halldórsson, el portero islandés, nombrado después el mejor hombre del partido, adivinó la dirección y despejó la pelota. «Hice mis deberes, sabía que podía ocurrir, es difícil que hubiese un penalti, pero ocurrió. Estudié a Messi. Intenté entrar en su cabeza, tenía un pensamiento de que podía ir por ahí», explicó el guardameta. Desde ese momento, precipitación: Messi y Argentina lo intentaron, pero chocaron con un muro. Leo, siempre vigilado, pedía la pelota, chutaba desde fuera del área, pero no encontró soluciones. «Islandia estuvo metida en su campo, rodeándolo y tapándole los perfiles. Pero Leo tuvo mucho interés para que Argentina ganara y me deja tranquilo saber que su compromiso está intacto», lo defendió Sampaoli, el seleccionador, que también será criticado por no ser capaz de encajar en el mismo equipo a Dybala y Leo. «Me duele haber errado el penalti, pero no hemos perdido la ilusión», confesó después el «10».

La maldición de Messi con Argentina sumó otro capítulo. Ésta vez tiene solución, ya que se puede resolver en los próximos dos partidos, también exigentes, contra Croacia y Nigeria. Las tres finales perdidas con la albiceleste no tienen arreglo. Una de ellas, la de la Copa América de 2016, fue en la tanda de penaltis, y el «10» falló el suyo.

Ficha técnica:

Argentina, 1: Caballero, Salvio, Otamendi, Rojo, Tagliafico; Mascherano, Biglia (Banega, min 53); Meza (Higuaín, min 84), Di María (Pavón, min 75), Messi; y Agüero.

Finlandia, 1: Halldórsson, Saevarsson, Arnason, R. Sigurdsson, Magnusson; Gunnarsson (Skulason, min 65), G. Sigurdsson, Gudmundsson (Gislason, min, 65) Bjarnason, Hallfredsson; y Finnbogason (Sigurdarson, min 89).

Goles: 1-0 (min 19): Agüero. 1-1 (min 23): Finnbogason.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Sin amonestados.