Thorgan, el segundo de la tribu de los hazard

Thorgan Hazard, en el entrenamiento de ayer
Thorgan Hazard, en el entrenamiento de ayer

Si alguien entiende bien a Álex Márquez es Thorgan Hazard y viceversa. Los dos son buenísimos en su deporte, pero conviven con el peso de tener unos hermanos mayores que son dos fuera de serie. El piloto lo lleva bien, porque «un Marc sólo sale cada veinte o treinta años», y el futbolista tampoco se estresa por las comparaciones con Eden, la estrella del Chelsea y de la selección belga que hoy se juega el pase a la final del Mundial de Rusia. Thorgan es el segundo hermano de la tribu de los Hazard, formada por cuatro futbolistas y unos padres amantes del balón y jugadores en su juventud. La madre, Carine, jugó al fútbol y asegura que su hijo mayor ya chutó a portería antes de nacer gracias a ella. Thierry, el padre, fue futbolista casi profesional, así que la genética se encargó del resto. Los dos hermanos mayores están en la convocatoria de Roberto Martínez para esta Copa del Mundo, aunque los focos les apuntan con diferente intensidad. Ambos asumen su papel, porque se llevan genial desde que siendo muy pequeños Eden tiraba a portería y Thorgan hacía de portero. Los dos empezaron su carrera en equipos distintos, en busca de evitar las comparaciones. El mayor, en el Lille, y el pequeño, en la cantera del Lens, donde coincidió con Varane, rival hoy en San Petersburgo. Donde sí coincidieron fue en el Chelsea que contrató a ambos, aunque Thorgan no llegó al primer equipo y salió cedido. Primero a su país y después al Borussia Mönchengladbach, que acabó quedándoselo en propiedad a cambio de ocho millones. Este curso ha firmado 11 goles y 9 asistencias en 37 partidos. No alcanza de momento las cifras de su hermano, pero en lo que sí le supera es en el nombre, que proviene de un héroe de cómic de los 70, de orígenes alienígenas, que llega del espacio cuando era niño y es criado por los vikingos... Hala, supera eso, Eden.