Otro ensayo que no gusta

España firma un empate sin goles en un partido vulgar y pobre en el que Silva y Casillas fueron los que más destacaron

España firma un empate sin goles en un partido vulgar y pobre en el que Silva y Casillas fueron los que más destacaron

Seguro que Del Bosque saca más conclusiones que los aficionados o que los periodistas. A vista de pájaro, el análisis de la Selección, a dos meses largos de la Eurocopa, deja dudas. Para eso están los partidos como los de Italia y Rumanía. En el de ayer, en Cluj, ante un rival inferior a los transalpinos, España volvió a evidenciar que le faltan varias cosas para ser un bloque potente y con garantías. Hay tiempo y hay mimbres. Porque los que utilizó Del Bosque anoche no son los llamados fijos. El equipo acusó, otra vez, la ausencia de Iniesta y Busquets. La presencia de Koke y el debutante Sergi Roberto no sirvieron para generar juego y sólo la movilidad, la habilidad y la fantasía de Silva nos sacó de la vulgaridad. El canario fue el más destacado en el primer tiempo junto con Iker Casillas, que fue titular.

El debate de la portería lo tiene ganado De Gea, número uno en el escalafón español, pero Iker demostró sus cualidades, sus virtudes y su capacidad para meter una mano providencial a disparo ajustado de Stancius, en la mejor oportunidad rumana. Todo lo hizo bien el meta del Oporto, en un partido en que tampoco se vio muy exigido. El equipo de Iordanescu, bien en la presión y con mayor firmeza en el centro del campo que España, no goza del remate como virtud principal.

Tampoco la Selección se asomó a la portería de Tatarusanu. Pedro fue el que llegó con más claridad en los comienzos del encuentro, cuando España amagaba con jugar bien y ofrecer una cara distinta a la de Italia. Fue un espejismo porque a los quince minutos el equipo entró en un bajón futbolístico del que no se recuperó. ¿De quién fue la culpa? De las circunstancias, del día, de la característica del amistoso y de la falta de personalidad del equipo. Sólo al final del choque con Morata, Aduriz, Cesc y Mata espabiló el combinado de Del Bosque, pero la lectura ya estaba hecha y las conclusiones no sirven.

Explicar que Bartra siempre cumple es una realidad palmaria. Juega poco en el Barcelona y con la Roja demuestra su calidad para sacar la pelota con criterio. Se entendió con Piqué y con Nacho, al que tampoco le falta desparpajo cuando Del Bosque se acuerda de él. Fallaron los centrocampistas y la prueba inicial con Alcácer y Nolito también fue un fracaso. Isco entró por el jugador del Celta en el descanso y su aportación fue escasa. Detalles de calidad a la hora de parar el balón y poco más en el malagueño.

España nunca ha ganado en Rumanía, pese a que ahora mismo sea una selección inferior. Las sensaciones de ayer no sirven. Ni para lo bueno ni para lo malo. Decir que a Sergi Roberto le vino grande el debut quizá suene a exagerado. Explicar que Koke no se ha ganado la posibilidad de ser el acompañante de Iniesta y Busquets no es descabellado.

Del Bosque es el que tiene que analizarlo todo, agitar la coctelera y encontrar el bloque que nos lleve a Francia con posibilidades de renovar el título. Tiempo de espera, margen de confianza para el seleccionador y el convencimiento de que los amistosos frente a Italia y Rumanía no han resuelto las dudas. El partido de anoche fue malo y con pocas cosas positivas Y es que el fútbol de España fue bastante pobre.

Así ha sido el partido en directo

0 - Rumanía: Tatarusanu; Sapunaru, Chiriches, Grigore, Filip; Pintliii (Robotan, m. 90), Hoban; Stanciu (Sammartean, m.84), Popa (Torje, m.59), Stancu (Ivan, m.65); Andone (Rusescu, m.73)

0 - España: Casillas; Mario Gaspar, Piqué (Nacho, m.51), Bartra, Jordi Alba; Sergi Roberto (Cesc, min.59), Koke, Silva (Morata, m. 78); Pedro (Mata, m.66), Nolito (Isco, m.46), Alcácer (Adúriz, m.59)

Árbitro: Ruddy Buquet (FRA). amonestó a Popa (44) de Rumanía; y a Jordi Alba (70) e Isco (73) por España.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el estadio Cluj Arena ante 30.000 espectadores. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio en memoria de Johan Cruyff, fallecido el pasado jueves. EFE