Illarra da el triunfo a España ante Israel

Marcó el único tanto en la victoria ante Israel. Asensio destacó en una alineación en la que sólo Sergio Ramos repetía del equipo que derrotó a Albania el viernes pasado

Los jugadores de la Selección Española celebran el tanto de Illarramendi
Los jugadores de la Selección Española celebran el tanto de Illarramendi

Marcó el único tanto en la victoria ante Israel. Asensio destacó en una alineación en la que sólo Sergio Ramos repetía del equipo que derrotó a Albania el viernes pasado.

No había en juego otra cosa que la defensa de la identidad. España sólo se jugaba seguir siendo España, juegue quien juegue. Sergio Ramos era el único que se mantenía en el equipo titular del partido del viernes contra Albania, pero la esencia de la Roja debía ser la misma ante un equipo incapaz de discutirle el dominio de la pelota. Busquets manejaba el centro del campo, aunque con Illarra al lado se sentía más libre para acercarse al terreno contrario. No estaba Isco, pero estaba Asensio y la salida por la izquierda parecía igual de sencilla. Por ahí llegaba la mayor parte de las oportunidades de España. Encontraba la espalda de los defensas israelíes casi siempre, como hizo en la segunda mitad en una jugada en la que sólo faltó un poco de atrevimiento en Aduriz para meter el pie y mandar la pelota a gol. Suyo había sido también el primer disparo, un lanzamiento lejano que despejó el guardameta.

Pero a España le faltaba algo para ser España. No tenía la motivación de un partido decisivo y la velocidad de la pelota no era la misma, aunque el idioma de los jugadores sobre el campo no había cambiado. Viera, que debutaba con el número «10», no se sintió incómodo en la circulación de la pelota. Lopetegui le dejó libertad y quiso convertirse en un apoyo para sus compañeros cada vez que tenían el balón. Probó el canario su puntería en un remate que buscaba el palo de la portería de Israel, pero España tuvo que esperar para imponerse.

La Roja tuvo que recurrir a una rareza para marcar. Illarramendi, que ha marcado cuatro goles en sus siete temporadas en Primera División, enganchó una pelota al borde del área después de un córner lanzado por Asensio. La pelota fue abriéndose hasta pegarse al palo izquierdo de la portería y acabar en gol. Sólo ha necesitado dos partidos con la camiseta de España para marcar su primer tanto el jugador de la Real Sociedad.

Se sentía más cómodo el equipo de Lopetegui en la segunda mitad. Era un partido para probar otras posibilidades. Tras el descanso, Sergio Ramos se quedó en el banquillo para dejar sitio a Iago Aspas. España comenzaba a defender con tres, aunque nadie podía frenar las subidas de Monreal por la banda izquierda, y a atacar con dos delanteros. Pedro tenía más terreno que recorrer por la banda derecha y Busquets heredaba el brazalete de capitán como homenaje en su centenario como internacional. Israel también hacía su homenaje a Benayoun, que entraba en la segunda mitad a los 37 años y que recibió una placa antes del encuentro por haber alcanzado los 100 partidos con su selección.

La pareja que formaban Aduriz y Aspas no duró demasiado. Cuando se llevaban veinte minutos del segundo tiempo, Isco sustituyó al delantero del Athletic. Y fue cuando España más se pareció a sí misma. Asensio tenía un socio con el que entenderse y el juego de la Roja parecía más vivo. El seleccionador premió a Callejón con los últimos minutos del encuentro. Kepa y Bartra fueron los únicos convocados que se quedaron sin jugar.

No hubo más goles, aunque Israel mandó a su portero a rematar un córner en los instantes finales para conseguir un empate que nunca tuvo cerca. Aunque España tuviera que esperar 76 minutos para lograr el único tanto del encuentro.

El equipo de Lopetegui cierra la clasificación con un solo empate, en Italia, y nueve victorias. España está en el buen camino.