Sospechas sobre la «compra» de dos jugadores del Getafe por el Zaragoza

El partido que enfrentó a los dos equipos en la última jornada del curso 2011/2012, y que permitió salvarse a los aragoneses, es uno de los que están siendo investigados

Lafita, del Zaragoza, y Rafa, del Getafe, en una acción del partido investigado
Lafita, del Zaragoza, y Rafa, del Getafe, en una acción del partido investigado

Madrid- «Hay que intentar ser rápidos», dice Javier Tebas, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional. «Quizás algunos piensen que, como se tarda tanto, cuando se descubra lo que hicieron ya estarán en otra categoría», reflexiona. Pero eso no significa que no tengan que cumplir las sanciones correspondientes. «Los castigos se cumplirán cuando se demuestren los hechos», advierte Tebas.

El presidente de la LFP anunció en la mañana del lunes que hay nueve partidos, tres de Primera y seis de Segunda, que están siendo investigados por la Fiscalía Anticorrupción. Algunos corresponden a la temporada 2011/2012, como el Getafe-Zaragoza, disputado en la última jornada y que sirvió para que los zaragocistas conservaran la plaza en Primera División. Fuentes del caso sospechan que el Zaragoza «compró» a dos jugadores del Getafe, que tuvieron actitudes sospechosas durante el encuentro. El equipo madrileño en aquel partido no se jugaba nada y el Zaragoza necesitaba la victoria para mantenerse. Aquel día fueron expulsados tres jugadores del Getafe, Miku, Sarabia y Miguel Torres, y uno del Zaragoza, Dujmovic. Los dos goles del equipo aragonés llegaron en la segunda mitad. Primero marcó Apoño y el portugués Hélder Postiga cerró el marcador en el tiempo de prolongación. «No tengo nada que decir», se limitó a responder el actual director general del Zaragoza, Jesús García Pitarch, al ser preguntado por LA RAZÓN. Pitarch era la temporada pasada presidente del Hércules, otro de los equipos cuyos jugadores están siendo investigados por presuntos amaños.

El Zaragoza-Athletic de la pasada temporada es otro de los encuentros «sospechosos» para la Liga de Fútbol Profesional. Los bilbaínos se impusieron por 1-2. «Lo único que recuerdo es que ganamos 1-2, merecido o no merecido, y viendo como está el Zaragoza no creo que se dejase ganar», recuerda Toquero. El futbolista del Athletic asegura que el fútbol español está un poco «nervioso» por los posibles amaños de partidos y por la indefinición de la Segunda División, que todavía no ha confirmado los 22 equipos que comenzarán la Liga la próxima semana.

«Hay que intentar ser rápidos, pero a veces no se puede», justifica Tebas, que ya en 2012, antes de ser presidente de la LFP, se reunió con el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, para que investigara el posible fraude en el final de aquella temporada. «Hay una verdad real y una verdad jurídica. En la verdad real uno es consciente de que existe amaño, pero en la jurídica hay que demostrarlo. Estamos intentando desenmascarar a los tramposos porque los hay», explica el presidente de la Liga. Desde 2010, el fraude deportivo es considerado delito y los jugadores implicados pueden ser condenados a penas de hasta cuatro años de cárcel.

El presidente del Girona, Joaquim Boadas, ha sido el primero en denunciar las ofertas de amaños. «Pienso que esto es algo habitual, porque a nosotros nos llegaron dos ofertas en dos meses», explica. Una fue por parte del Racing y otra por parte del Xerez. «Yo he llegado a estar en el vestuario del Xerez pidiendo explicaciones», relata Javier Tebas. El ejemplo de Italia, donde descendieron grandes como la Juventus, el Milan o el Lazio por amaños, es el camino a seguir.

Tres partidos para seguir en Primera

El Zaragoza sufrió mucho en la temporada 2011/2012 para mantenerse en Primera. Al final de la primera vuelta, era último, a siete puntos del Villarreal, que ocupaba el puesto 17 que marca la frontera con la salvación. A falta de tres jornadas, las posiciones eran las mismas y la distancia era de cuatro puntos a favor del Villarreal. Las victorias en los tres últimos partidos (2-0 al Athletic; 2-1 al Racing y 0-2 en Getafe) le permitieron finalizar con dos puntos de ventaja sobre el Villarreal, que terminó descendiendo.