Generación histórica

Ocho futbolistas que ganaron la Décima en Lisboa juegan hoy, contra el Al Ain, su decimoquinta final en cinco años.

Varane, Marcelo y Ramos, se entrenan ayer. Los tres estuvieron en la Décima
Varane, Marcelo y Ramos, se entrenan ayer. Los tres estuvieron en la Décima

Ocho futbolistas que ganaron la Décima en Lisboa juegan hoy, contra el Al Ain, su decimoquinta final en cinco años.

En Lisboa, con el partido empezado, Marcelo estaba entre rabioso y triste. Quería jugar, pero comenzó el choque en el banquillo porque Carlo Ancelotti prefirió a Coentrao, puede que en ese momento más en forma. El brasileño salió junto a Isco en la segunda mitad para ganar un encuentro que cambió la historia del Real Madrid moderno de una manera radical. Lo reconocen los trabajadores del club: no había plan b para después del derbi de Lisboa, no se sabía qué iba a suceder si el equipo blanco perdía esa final durante tanto tiempo deseada y terminaba la temporada con la Copa como único trofeo.

Pero ganó con el inolvidable tanto de Ramos y desde entonces ha sido un terremoto de triunfos. Sumando esa Copa de 2014 que había ganado antes al Barcelona, en los últimos cinco años el conjunto blanco ha sumado 13 títulos. «Este equipo ha ganado cuatro Champions de cinco y tres consecutivas. Nuestra manera de ser como club es mirar en el siguiente título, pero no por eso hay que olvidar la experiencia de lo extraordinario conseguido en el pasado. Intentaremos dar un paso más en esta historia», explicaba ayer Solari, que repite ese mensaje cada vez que puede para que la gente no lo borre de su memoria. A veces lo concreto, lo último o lo importante impiden que haya una visión objetiva o general de lo que ha hecho un equipo. Las dudas del Madrid antes de viajar a Abu Dabi no dejan ver que es un equipo más que fiable en los momentos importantes. Ocho de sus futbolistas han jugado quince finales en los últimos cinco años. Y han ganado 12 de ellas. «Si el Madrid es un club ganador y favorito es porque pone toda la energía en las finales. Y tenemos que estar metidos mañana a nivel mental, físico y táctico», continuaba Solari ayer.

Marcelo e Isco no fueron titulares en Lisboa. Sí Ramos, Varane, Carvajal, Modric, Bale y Benzema, el grupo de ocho futbolistas que continuan en el equipo, la columna vertebral del segundo Madrid más triunfador de la historia, que hoy quiere sumar otro título.

Los jugadores son muy conscientes de lo que están consiguiendo y eso hace que su ambición, en vez de disminuir, crezca cuando ven un título tan a mano. «Puede ser el 20 y con la selección, con las dos Eurocopas y el Mundial, sumo 23. Es un número que cuando empiezas a jugar al fútbol no te lo imaginas y con el tiempo te das cuenta de lo que vas consiguiendo. A título personal me gustaría entrar en la lista de jugadores del Real Madrid con más trofeos», explicaba ayer Sergio Ramos, una de la claves fundamentales para explicar la continuidad del equipo en lo más alto del fútbol. Han pasado entrenadores y estilos, pero estos futbolistas casi siempre han sido titulares. Es verdad que han sido más regulares en los torneos cortos, mientras que la Liga se les hace más larga. Les cuesta mantener la regularidad tanto tiempo, pero en las distancias cortas, casi son infalibles.

El capitán, que es quien mantiene unido el vestuario, sabe que desde Lisboa ya no es uno más en el club del Bernabéu, sino que ya forma parte de los elegidos. Su plan último es dejar la huella definitiva, esa con la que nadie pueda discutirle: «Tengo la oportunidad de superar a Gento, pero para llegar a esto hay que reiniciar cada temporada e intentar ponérselo difícil a los que vienen detrás», decía ayer el capitán. El presidente de honor suma 23 títulos, es la historia viva del Madrid y desde los años 50 casi nadie se había atrevido a medirse con ese gigante. Sanchis fue el que más cerca se quedó, con 21 títulos y finalmente dos Champions. Pero es que Ramos y compañía ya suman cuatro y quién sabe cuántas pueden llegar aún.

El capitán, Marcelo, Benzema y Modric ya han superado la treintena y saben que su ocaso está cada día más cerca, pero es complicado poner techo o saber cuántas baldas hay que instalar para poner los trofeos de Carvajal, Isco y, sobre todo, el francés Varane, que después de ser campeón del mundo con su selección quiere ser campeón del mundo con su club y de los ocho que aún perduran en el Real Madrid, es el más joven con 25 años.