Juande deja el Málaga cinco días después de su dimisión

Ambas partes resolvieron de forma amistosa el contrato que les unía hasta el 30 de junio de 2019, según informó el club andaluz

Juande Ramos en el banquillo del Málaga..
Juande Ramos en el banquillo del Málaga..

Juande Ramos ha dejado de ser, oficialmente, entrenador del Málaga, tras la firma de los documentos que han desvinculado al preparador con la entidad, esta tarde en la sede del club malagueño.

A última hora de hoy, martes, el Málaga ha confirmado que Juande Ramos ya no es el entrenador del primer equipo. Ahora, todas las miradas se dirigen hacia el director deportivo, Arnau, que cuenta con una importante cartera de entrenadores como posibles sustitutos, aunque el mejor colocado y con quien ya negocia es Óscar García Junyent, ex jugador del Barcelona, entre otros, y actual preparador del Red Bull Salzburgo de Austria. Su mayor problema es que tiene contrato en vigor y su salida es complicada. También están bien situados Rubi y Sergio González. No obstante, el propietario, Al-Thani, tendrá la última palabra.

En un breve comunicado, el conjunto malagueño señalaba que la entidad y el técnico acababan de rubricar la resolución del contrato, que concluía en junio de 2019. De esta forma finaliza su segunda etapa en el banquillo blanquiazul, al que ya dirigió en la temporada 2003/04. En total, sumando las dos etapas, ha acumulado 60 partidos de competición oficial entre Copa del Rey y LaLiga.

«Juande Ramos y el Málaga» –indica el escrito– «han resuelto de manera amistosa el contrato que unía a ambas partes y han rubricado en el día de hoy el acuerdo. El Málaga quiere agradecer a Juande Ramos su trabajo y honestidad y le desea mucha suerte para el futuro en su vida profesional y personal.

El hasta el martes entrenador del Málaga ha querido despedirse de la afición mediante una carta en la que indica que «cuando empezamos nuestras esperanzas eran máximas. Era un reto poder competir para llegar a puestos europeos. Comenzamos la temporada de manera irregular, pero supimos reponernos como conjunto, convertir La Rosaleda en un fortín, superar los problemas de lesiones de jugadores muy importantes para nosotros, lesiones de larga duración que el equipo supo sacar adelante con la ayuda de los futbolistas del conjunto filial, cuya aportación ha sido muy valiosa».

Además, asegura creer que el Málaga tiene posibilidades de seguir creciendo y cumplir sus objetivos, por lo que «tomo esta decisión dejando al equipo cómodamente ubicado en la clasificación». «Considero –afirma– que jugar los partidos con la crispación de los últimos encuentros no ayuda al equipo. El fútbol es muy cambiante y ante situaciones adversas solemos ser los entrenadores los grandes perjudicados. En este caso concreto, he decidido desligarme de una situación que me incomoda y no me satisface», indica. En su despedida ha agradecido «el respeto y el apoyo recibido tanto por parte de la Prensa como de los aficionados, y por supuesto agradecer la colaboración recibida en el Club por el Presidente, la Dirección Deportiva, los trabajadores de la entidad y los jugadores. A todos les deseo éxitos en el futuro porque serán los éxitos del Málaga». Mañana se despedirá de los jugadores, cuando vuelven al trabajo tras las vacaciones de Navidad.

El jeque Al-Thani, propietario de la entidad de la Costa del Sol, anunció el pasado jueves, de forma sorpresiva, la dimisión del preparador manchego. En un breve tweet daba las gracias al preparador y le deseaba muchos éxitos en el futuro. La noticia cayó como una bomba entre los propios dirigentes, los jugadores y los aficionados.

Los últimos malos encuentros del Málaga, las múltiples lesiones sufridas, los problemas con el vestuario después de algunas decisiones poco explicables –como el cambio en la portería de Kameni por Boyko–, la eliminación de la Copa ante el Córdoba y los gritos de la afición pidiendo su dimisión, entre otros, han influido en Juande Ramos, un hombre tranquilo y de competencia contrastada, que no ha querido alargar una situación que empeoraba por momentos y ha decidido apartarse a un lado. Tras el rápido acuerdo alcanzado, el manchego cobrará sólo hasta diciembre, aunque tenía un compromiso todavía de otros dos años y medio.