Juegos Olímpicos

La holandesa Schippers, nueva reina de la velocidad europea

La holandesa Dafne Schippers, medallista de bronce en el heptatlon de los Mundiales de Moscú 2013, se ha convertido en la nueva reina de la velocidad europea al completar el doblete con su victoria en 200 metros y la mejor marca del continente en 19 años.

Dos días después de colgarse la medalla de oro en el hectómetros con un registro de 11.12 segundos y cuatro centésimas de margen sobre la francesa Myriam Soumare, la rubia holandesa ha obtenido un triunfo mucho más holgado en 200, dejando a su paso un nuevo récord nacional y la mejor marca mundial del año (22.03). Es la europea más rápida desde los 21.87 de la rusa Irina Privalona en 1995.

La británica Jodie Williams cruzó la meta 43 centésimas después con nuevo récord personal (22.46), relegando al tercer puesto a Soumare (22.58).

En la final masculina de 200, el exfutbolista Adam Gemili dio cuenta, con una marca de 19.98, del francés Christophe Lemaitre (20.15), quien, al igual que en los 100 metros, volvió a ser relegado al segundo puesto por un británico.

El mal tiempo deslució la final de altura, en la que había tres hombres con marcas superiores a los 2,40: los ucranianos Bohdan Bondarenko y Andriy Protsenko y el ruso Ivan Ukhov.

La lluvia volvió a comparecer en la fase decisiva, con el listón en 2,33. Falló Ukhov, acertó Protsenko a la tercera, pero Bondarenko, que iba tercero, se había reservado para los 2,35. El plusmarquista europeo -y líder mundial del año con 2,42- falló la primera vez, más no la segunda.

Protsenko, que también había fallado a la primera, se vio obligado a reservar los otros dos intentos para los 2,37, pero no pudo con esa altura. Bondarenko ordenó después 2,43 con la intención de batir su récord de Europa, pero hizo un intento y desistió.

La cuarta jornada de competición reportó dos títulos a Holanda. En 1.500, Sifan Hassan, líder mundial del año, batió en la recta a la sueca Abeba Aregawi, actual campeona del mundo, en un curioso duelo entre dos atletas nacidas en Etiopía. Como en la reciente reunión de Glasgow, el triunfo fue para Hassan (4:04.18), que tuvo más chispa en el esprint.

El público, que por primera vez casi llenó el estadio Letzigrund pese al tiempo desapacible, con viento y lluvia, enloqueció con la victoria del suizo Kariem Hussein con un registro de 48.96, el mejor de su vida, que le bastó para batir al estonio Rasmus Magi (49.06).