Actualidad

Las claves de las crisis del Barcelona de Valverde

«En el mundo del fútbol se habla de crisis en tres días y en tres días sales de la crisis», asegura Ernesto Valverde. El entrenador del Barcelona está en un momento delicado. «Tocado» desde la derrota en Liverpool en las semifinales de la Champions la temporada pasada, aguantó el mercado de verano después de mil rumores, pero el comienzo de curso no le está ayudando. No suelen ser fáciles los arranques para él. El año que llegó, se marchó Neymar en medio de la pretemporada y perdió la Supercopa de España contra el Real Madrid de forma clara. Remontó aquello. La campaña pasada le pesó lo de Roma y ésta, aparte de la debacle de Anfield, Neymar volvió a meterse en su camino en verano, para finalmente no regresar, y los resultados y el juego no le acompañan en la Liga que ha dominado con claridad.

Publicidad

En las dos últimas temporadas el Barça ha sido líder en 70 de 76 jornadas posibles. En la primera sólo perdió un partido. En la siguiente, la segunda derrota llegó en la jornada 12, pero de ahí al final del curso sólo fue superado otra vez, con el campeonato ya resuelto. Ahora, en cinco partidos de Liga ya ha perdido esas dos veces y sólo ha sido capaz de ganar los encuentros de casa. El Villarreal será hoy el encargado de probar esas dos caras que está teniendo el Barcelona, ya que visita el Camp Nou, donde Valencia y Betis fueron superados por idéntico resultado: 5-2. Pero con eso no es suficiente.

La regularidad ha sido norma en el conjunto de Valverde por encima de la brillantez. Ahora, ni una ni otra. En ataque se ha quedado en blanco en tres de los cuatro partidos disputados como visitante: contra el Athletic, el Granada y en la Champions ante el Dortmund. Peor que no marcar es que muchas veces se queda lejos de hacerlo porque no genera ocasiones, para lo que hay que mirar a la línea anterior, al centro del campo, que no carbura. Busca fórmulas Valverde mezclando a la gran cantidad de futbolistas que tiene en esa zona. Rakitic, titular el pasado sábado por primera vez, se ha quedado fuera la convocatoria ante el Villarreal. «Es una cuestión de futbolistas, ya que tenemos muchos y hay que rotar», explicó Valverde. Las rotaciones las carga el diablo: si salen bien el entrenador es un genio y si salen mal es que el entrenador está volviendo locos a los jugadores.

El fútbol hoy en día se analiza al día, sin tiempo para el largo plazo y aunque se contradiga con lo que se ha dicho en otras ocasiones similares, pero con resultados diferentes. Sólo repitió Valverde cuando le fue bien: tras ganar al Betis puso el mismo trío de centrocampistas (Busquets, Sergi Roberto y De Jong) la siguiente jornada ante Osasuna, donde empató. Y después de vencer al Valencia con Busquets, De Jong y Arthur, se copió ante el Dortmund, con peores resultados. El holandés es el único que ha sido titular siempre, o como mediocentro o como interior. Sigue buscando su sitio y él mismo se encarga de hacer autocrítica cuando habla. Se exige más.

En defensa el drama es parecido. Hace aguas el Barça y con nueve tantos en contra es el equipo más goleado de la Liga, junto al Betis y el Espanyol. «Si atacas bien es que estás bien colocado y te pueden sorprender menos a la contra. La estadística de ser el equipo que más ha encajado hay que tenerla en cuenta, pero también tenemos que ponerla entre comillas. Tampoco es normal que nos piten tres penaltis, porque antes no nos llegaban. Y Valencia y Betis nos han hecho goles, pero hemos dominado mucho esos partidos», reflexionó el entrenador azulgrana. En ese sentido el Barcelona ha cometido errores colectivos e individuales y notables fallos de concentración. Únicamente ante el Valencia empezó por delante en el marcador, tras la fulgurante salida de Ansu Fati.

Publicidad

Contra Osasuna y el Granada empezó perdiendo antes del minuto 10, y contra el Betis el 0-1 también llegó en el primer cuarto de hora, aunque en esa ocasión sí logró remontar. Contra el Athletic el tanto de triunfo rojiblanco fue en los instantes finales y ante el Dortmund el duelo terminó 0-0, pero el propio Valverde reconoció que habían «sufrido mucho». Los alemanes han sido los que más han dominado de verdad al Barça en este extraño comienzo de curso. Messi no ha sido titular hasta el momento con el Barça. Hoy podría debutar en ese sentido ante el Villarreal, después de que anoche acudiera a la gala de The Best. El argentino era a veces la solución a los días de mal juego las dos últimas campañas. A Griezmann todavía se le espera. Su proceso de adaptación está siendo largo.