Real Madrid

Luces y sombras de Ramos

El capitán del Madrid, como el resto de la defensa, mezcla aciertos y errores

Sergio Ramos marcó de Panenka el penalti al Valladolid / Ap
Sergio Ramos marcó de Panenka el penalti al Valladolid / Ap

El capitán del Madrid, como el resto de la defensa, mezcla aciertos y errores.

Sergio Ramos es el capitán del Real Madrid y esa condición la asume con distinción y la responsabilidad que supone representar al equipo en el campo y también en lo que sucede lejos del césped. Por eso fue a Melilla el miércoles para jugar la primera parte del encuentro de Copa, para demostrar a todos, tanto a aficionados como a compañeros, que había que dar la cara en los momentos complicados.

El central sabe que tiene un peso específico dentro del club, tanto para ser el responsable de la unidad del vestuario y ayudar a conducirlo a tres Champions consecutivas, como para salir a la zona mixta del Camp Nou para hablar con los medios y, con la seguridad de que Lopetegui iba a ser despedido en unas horas y se buscaba nuevo entrenador, mandar el mensaje de que la mano dura no iba a ser bien recibida en el vestuario.

El sábado, cuando fue a tirar el penalti, parte de la grada pidió que fuera Vinicius. Hay tal expectación con el joven brasileño que, después del gol que abrió el marcador, muchos tenían ganas de que la fiesta fuera completa con el novato.

Pero Ramos no cambió de parecer. Él es el encargado de lanzar las penas máximas y después de él, está Benzema. Eso se respeta dentro del vestuario. Cuando marcó, Sergio lo celebró con rabia y con gestos revindicativos. «Era orgullo y dignidad. Son muchos años los que llevo aquí. Hay que tener siempre el máximo respeto, se lo quería dedicar a mi hermano, que está enfermo en la cama». Ayer, la página web del Real Madrid destacaba la noticia de que el defensa está siendo infalible esta temporada desde los once metros. Ha lanzado cuatro penaltis y los cuatro los ha marcado.

Todo lo que genera Ramos fuera del campo hace que a veces se pierda de vista lo que sucede dentro. Ahí el central está teniendo más problemas, como el resto de los defensas del equipo. Varane no está nada fino y entre lesiones y equivocaciones, está teniendo una temporada para olvidar; a Nacho le está costando asentarse en una posición fija en la defensa y muestra más dudas que otras veces. Tampoco Casemiro está viviendo sus mejores momentos por delante de la defensa y eso hace que la retaguardia blanca se sienta mucho más insegura.

Entre todos ellos, Sergio Ramos tampoco está aún en su mejor forma. En las últimas temporadas, el defensa madridista ha demostrado que es un jugador de largo recorrido y que su mejor versión suele llegar cuando la temporada enfila su recta final. Antes, como está ocurriendo esta campaña, Ramos mezcla aciertos, pero también despistes.