Marion Bartoli, campeona de Wimbledon, anuncia su retirada

La tenista francesa Marion Bartoli, actual campeona de Wimbledon, anunció ayer de forma sorpresiva su retirada deportiva a los 28 años, después de caer en el torneo de Cincinnati, puntuable para la WTA, ante la rumana Simona Halep (3-6, 6-4 y 6-1), recalcando que su cuerpo "ya no puede hacerlo más".

"Este fue el último partido de mi carrera, lo siento. Es el momento para que me retire, creo que es el momento actualmente para abandonar. Mi cuerpo ya no puede hacerlo más. He pasado muchas lesiones desde el principio de año y he estado en el circuito durante mucho tiempo, lo dejé todo en Wimbledon", confesó Bartoli.

La gala, actual siete del mundo, insistió en que cree haber dado ya "toda la energía"que le queda. "Hice mi sueño realidad y eso quedará en mí para siempre, pero ahora mi cuerpo no puede lidiar con todo. Tengo dolor en todos los lados después de jugar 45 minutos o una hora", aseveró.

Bartoli, que se dio cuenta "tal y como iba el partido"ante Halep que sería el último de su carrera y que tras el primer set le dolía "todo el cuerpo", reconoció que había sido una "decisión dura". "No la tomé fácilmente. He sido tenista durante mucho tiempo y he tenido la oportunidad de hacer realidad mi mayor sueño. Realmente siento que me forcé hasta el límite para lograrlo, pero ahora no puedo hacerlo más", aseguró.

Así, la francesa indicó que el tendón de Aquiles le está haciendo "mucho daño", lo que le impide "caminar normalmente"en los partidos, "especialmente en las pistas duras". "Y mi hombro y mis caderas y la parte baja de mi espalda", añadió.

"Como tenista tienes que estar al cien por cien. Y yo soy de ese tipo de persona que cuando hace algo lo hace al cien por cien. Si tengo que estar en la pista de entrenamiento preparando el próximo torneo mañana, no estaré al cien por cien, porque ni mi cabeza ni mi corazón están ahí, y no puedo mentir", prosiguió la campeona de Wimbledon.

Bartoli se siente orgullosa de haber sido siempre "la misma persona"y de la que la gente le considere "una buena persona", y dejó claro que de momento no ha pensado "mucho"en lo que va a hacer. "Necesito un poco de tiempo para resolverlo. Estoy ansiosa por vivir mi futuro, pero necesito tiempo para pensarlo", zanjó.

La tenista francesa deja su carrera deportiva después de 13 años como jugadora profesional en los que ha conquistado un total de once títulos, ocho en individuales y tres en dobles, pero su mayor éxito fue este pasado mes de julio, cuando sorprendió con la conquista de Wimbledon tras derrotar a la alemana Sabine Lisicki por 6-1 y 6-4.