Mejor con James y ¡ese penalti!

La Razón
La RazónLa Razón

Vayamos al grano. La salida de James en el segundo tiempo mejoró, y mucho, la imagen y el juego del Real Madrid. El colombiano es un futbolista que sabe asociarse muy bien con los puntas, se maneja perfecto entre líneas, tiene una zurda prodigiosa y sólo la falta de fe de Cristiano Ronaldo –que lo intentó todo– en un servicio magistral suyo, impidió el triunfo del Madrid. Imagino que un sector importante del madridismo estará decepcionado por este empate en el partido inaugural de la Liga, pero quiero decirles que este Madrid apunta cosas importantes y a mí no me disgusta porque, con defectos por trabajar y pulir en ataque, en el aspecto defensivo y físico es otro equipo.

De menos a más

Fue un Real Madrid intenso en actitud y que fue de menos a más, mejor en la segunda parte con el colombiano que en la primera sin él. Ante un buen y ordenado Sporting, acabó asediando la portería de un gran Cuéllar, que con sus intervenciones también impidió que los tres puntos viajaran a Chamartín. Hubo la novedad de Danilo de lateral derecho y creo que la suplencia inicial de James, que me llamó la atención, pudo deberse posiblemente a su tardía incorporación a la pretemporada tras la Copa América.

Pena máxima

Ah, por cierto: un árbitro madrileño vio penalti en el área del Athletic a favor del Barça (que no era) y un catalán no vio la pena máxima en el área del Sporting a favor del Madrid (que sí era). Porque el agarrón de Sergio Álvarez sobre Cristiano era un penalti como la catedral de Santiago. ¡Por favor, señor colegiado! Por aquí empezamos mal, señores colegiados... Y aún es pronto para ver al verdadero Real Madrid.