Primer pique entre Marc Márquez y Joan Mir: “Llevo nueve meses fuera y me tengo que buscar la vida”

El vigente campeón se quejó porque el del Repsol Honda se aprovechó de su rueda en los entrenamientos del Gran Premio de Portugal

Marc Márquez sigue a Joan Mir durante los entrenamientos de este sábado en Portimao
Marc Márquez sigue a Joan Mir durante los entrenamientos de este sábado en PortimaoJOSE SENA GOULAOEFE

Márquez no pierde el tiempo, porque ya se ha dejado suficiente en la recuperación de la fractura de húmero, así que mientras va cogiendo sensaciones encima de la Honda, aprovecha para mirar un poco más allá, que no es otra cosa que la lucha por el título mundial. Por eso picó ayer en Portimao a Joan Mir, el vigente campeón, que de repente se encontró a Marc esperándolo para ponerse a su rueda y «aprender» de lo que hace el de Suzuki. «Ya sabemos que le gusta jugar a estos juegos. A mí no me ha puesto nervioso, pero sí me ha molestado, he perdido una vuelta y luego se ha aprovechado de mi rueda. Por esto en Moto3 te penalizan pero en MotoGP no», se quejaba Mir, al que no le gustó la presencia tan cerca y descarada del 93.

Como se suele decir, Márquez no da puntada sin hilo y lo que hizo fue avisar al primer interesado, por ser el defensor del título, de que está de vuelta. «En ningún momento he ralentizado la marcha más de lo normal. Me he buscado la vida, que es lo que tocaba. Da rabia al piloto que se lo haces. Me ha pasado muchas veces cuando estaba en forma y ahora necesitaba seguir otra moto y he elegido al campeón del mundo. Podría haber elegido a mi hermano, pero he preferido al mejor, porque aunque no le salgan los tiempos está pilotando bien. Así es el motociclismo, cuando vuelves después de nueve meses te buscas la vida y aprendes de cualquier lado», lanzaba el del Repsol Honda con una sonrisa en la cara.

Físicamente, Marc lo pasó peor ayer que el viernes y seguramente hoy la cosa será incluso más complicada para él después de tanta inactividad. Se le vio en muchas ocasiones sacudir el brazo derecho para soltar los músculos e incluso apretar con el codo el reposabrazos de su silla en el box para liberar la tensión en esa zona. «En la zona de fractura no tengo dolor, que es lo más importante. Es en el antebrazo, en el codo y en los dedos donde me resiento más y es normal. Por mucho que trabajes en el gimnasio no es lo mismo que ir en la moto», explicaba el de Cervera, feliz por un sexto puesto en parrilla con el que no podía ni soñar. «No entiendo cómo lo estoy haciendo. No es mi posición. No siento que esté pilotando muy bien, todavía voy rígido encima de la moto, aunque ya hemos empezado a adaptar la moto a mi estilo de pilotaje», confesaba.

No es seguro que pueda acabar las 25 vueltas de la carrera de Portugal, ya que las tandas más largas que ha hecho hasta ahora son de seis giros. «Haré un warm up de pocas vueltas, para probar la moto y listo. En carrera ya me espabilaré y a ver cómo me voy encontrando. Hay alguna posibilidad de que me tenga que parar en boxes», reconocía. En la Q2 sólo apareció en los últimos minutos para buscar un tiempo y ahorrar energía, en las curvas de derecha no puede apretar tanto como antes, pero...