Menos besos para Márquez

«Le voy a besar menos a partir de ahora, pero en la cama todo seguirá igual», bromea Rossi respecto a la relación entre ambos tras el incidente de Argentina.

Marc Márquez durante la rueda de prensa ofrecida esta tarde en el Circuito de Jerez.
Marc Márquez durante la rueda de prensa ofrecida esta tarde en el Circuito de Jerez.

Marc miraba y escuchaba atentamente a Rossi, mientras que el italiano se sentía más cómodo sin cruzar la mirada con la de su rival. Los dos se encontraron por primera vez en Jerez tras su lance en Argentina y el resumen es que hay paz... por el momento. Valentino tenía más ganas de bromear sobre el asunto que Márquez, porque siempre es más fácil hacerlo si fue el otro quien se cayó y además tienes 30 puntos de ventaja y dos victorias después de tres carreras. “Voy a darle menos besos a partir de ahora, pero en la cama seguirá todo igual”, lanzó “il dottore”, más cómodo que cualquier otro en estas situaciones. Vuelve a tener el mando y disfruta, después de mucho tiempo, viendo las cosas importantes desde atrás. “Es difícil hablar de ser buenos amigos cuando compites, porque todos damos el máximo. Lo que hay es respeto y una buena relación y así va a seguir siendo”, añade, convencido de que con Marc, por ahora, no va suceder lo que le pasó con Sete y Biaggi en el pasado.

“No hemos hablado, pero los dos entendimos lo que pasó. Cuando él giró no sabía que yo estaba detrás. Fue mala suerte. Yo lo entendí así y él también”, zanja Márquez, que prefiere las batallas en la pista a las psicológicas. “No creo que haya guerra psicológica, nunca la he tenido, porque nunca he entrado a ese juego. La guerra es en la pista donde se hace bonita”, avisa.

“Mi estilo no es ser segundo”

Márquez dijo haber aprendido algunas cosas de lo que pasó en Termas de Río Hondo, aunque a la vez reconoce que le cuesta pensar en mantener la posición y ser conservador cuando no es la primera la que ocupa. “No es mi estilo ser segundo. Voy entendiendo que 20 puntos es mejor que nada, pero es mi estilo”, insiste. Es consciente de que el dedo le va a molestar, después de una operación en la que le implantaron una placa de titanio para reducir la fractura, pero no parece que el problema le vaya impedir retar a Valentino en la pista. “El sábado estaba bastante bien, tocará sufrir. La fractura fue fea, tenía el dedo desplazado completamente hacia adentro. Fue una caída tonta, con la mala suerte de que venía un amigo detrás y me pisó el dedo pequeño. Estoy probando un guante más grande en busca de que me moleste lo menos posible, porque lo tengo inflamado”.

Un meñique fracturado y Trending Topic

Márquez se quita presión asegurando que ahora ya no es el favorito y que, con el dedo así, el planteamiento será algo distinto, en busca de no perder demasiados puntos. La realidad es que Marc tiene ganas de darle la vuelta a la situación y volver a sentirse ganador sobre el asfalto y no por los suelos. “Lo nuestro es trending topic”, bromeó por fin en relación a su lucha con Valentino. Una guerra que acaba de comenzar y que, por el momento, sólo ha hecho que los dos se “besen” menos a partir de ahora. Jerez y su atmósfera especial les espera para ajustar cuentas en la última curva.