Motociclismo

Si el tiempo no lo impide

«Si no hace calor, Rossi estará en la pelea, así que hará fresquito», bromea Márquez

Tito Rabat  durante la primera sesión de entrenamientos de Moto2
Tito Rabat durante la primera sesión de entrenamientos de Moto2

Que la lluvia esté descartada en Motorland a la hora de la carrera no significa que la meteorología vaya a perder protagonismo. Sin el agua de por medio, el sol y las nubes también pueden participar en el siguiente volantazo del Mundial de MotoGP. «Si mañana (por hoy) hace más frío, Valentino estará en la pelea», dice Márquez, que justo después bromeó con la capacidad del italiano para asociarse con la climatología: «Le va mejor que no haga calor, así que seguro que estará fresquito», decía con ironía. En las dos últimas carreras ha llovido al gusto de Vale, que según fue subiendo el termómetro ayer en Alcañiz fue distanciándose de los más rápidos.

Terminó sexto la Q2, aunque esto no le preocupa tanto como su falta de ritmo, para nada tan constante como el de Lorenzo y Marc. Ambos dieron una exhibición de motociclismo en el cuarto de hora en el que se jugaban las posiciones de parrilla. Fue una «pole» sólo para elegidos y que se llevó el de Honda por poco más de una décima de segundo. «Hay que estar perfecto para poder luchar contra Marc a una vuelta. Él es muy explosivo y la Honda, también», apuntaba su rival como causa principal de la contundencia del vigente campeón contra el crono. Márquez firmó el mejor tiempo (de récord) en la primera vuelta válida, así en frío, lo que da más mérito al registro y apunta un poco lo que puede ser el guión para hoy.

Él y Jorge saldrán delante y amenazan con escapar desde el primer metro. Ya han demostrado que pueden hacerlo y acumular una ventaja difícil de remontar después, por muchas vueltas que queden. Rossi lo sabe y espera «encontrar algo» en los veinte minutos de entrenamiento de esta mañana. Sufrió por la tarde con el sol brillando, porque desgasta más los neumáticos que su compañero de taller. «Trato de ser suave en la conducción, pero Lorenzo lo es más», contaba.

Pedrosa tuvo problemas de agarre en la clasificación, pero antes había mostrado un ritmo tan bueno como el de los dos dominadores. Malas noticias, de confirmarse, para Rossi, que si se baja del podio sufrirá un mordisco a sus 23 puntos de colchón más grande que otras veces. Si no hay un gran cambio, que en «Il dottore» es muy posible, le tocará defenderse, mientras su compañero toma el papel de atacante. Dos roles distintos, aunque la misma presión sobre los hombros, según el italiano. «Es mejor tener 23 puntos de más que de menos, en eso estoy de acuerdo, pero creo que la presión es igual para los dos», confesaba.

Nadie es más sabio que él en estas situaciones, tiene toda la experiencia del mundo y administra los mensajes de la mejor manera, a la espera de que hoy pueda volver a sacarse de la manga un avance en forma de décimas de segundo para la carrera. «Lorenzo es el más fuerte», añadió sutilmente a la guerra psicológica. Jorge es su única referencia, pero las Honda pueden complicarle la cosecha al final del día.

Marc quiere ganar y apurar sus opciones: «Tengo algunas, así que si tengo que adelantar a las Yamaha lo pensaré un poco más, pero arriesgaré», confesaba. Ayer se cayó otra vez buscando ese límite en el que necesita pilotar para estar junto a Jorge. Ambos van un paso por delante en Alcañiz... si el tiempo no lo impide.