Muerte y horror en el fútbol

En Argentina, un hincha de Belgrano fue asesinado al lanzarlo desde la grada ultra de su propio equipo. En Francia, el Bastia-Lyon fue suspendido por agresiones a los jugadores visitantes.

El momento en el que el hincha de Belgrano Emanuel Barbo es arrojado al vacío desde la grada
El momento en el que el hincha de Belgrano Emanuel Barbo es arrojado al vacío desde la grada

En Argentina, un hincha de Belgrano fue asesinado al lanzarlo desde la grada ultra de su propio equipo. En Francia, el Bastia-Lyon fue suspendido por agresiones a los jugadores visitantes.

Emanuel Balbo quedó tendido sobre las escaleras. Descalzo, inmóvil, con fractura y hundimiento de cráneo y un edema cerebral, inconsciente y en parada cardiorrespiratoria, según el parte médico del hospital en al que fue trasladado de manera inmediata. El hincha de Belgrano había sido arrojado desde la grada por aficionados de su mismo equipo. Horas después fallecía.

El padre del fallecido, Raúl, explicó en varios medios argentinos que el suceso se originó cuando Emanuel reconoció en la grada a Óscar «Sapito» Gómez, el hombre que había matado a su hermano. «Emanuel no se pierde un partido de Belgrano, no hay forma de que no vaya a la cancha. Siempre va con el amigo pero van a la platea... Y el sábado, como no había platea, compró para esa tribuna», explicaba Raúl Balbo. Emanuel no quería perderse el clásico cordobés que jugaba su equipo contra Talleres.

«Óscar Gómez es uno de los que me mató a mi hijo en 2012, el 25 de noviembre. Venían haciendo picadas [carreras] con otro tipo en dos autos y me lo llevaron por delante y me lo mataron. A él y a su amigo. Este tipo conducía uno de los vehículos y como Emanuel lo reconoció, Gómez llamó a todos los amigos para que dijeran que era hincha de Talleres y ahí empezaron a pegarle», relata el padre del fallecido. «Después de chocar a mi hijo Gómez estuvo preso pero no se si llegó a los 40 días. Yo todavía estoy esperando que la Justicia de la Argentina haga algo porque ya me arrebataron un hijo y ahora me están por arrebatar otro», lamentaba Raúl Balbo horas antes de que se certificara el fallecimiento de su hijo Emanuel.

Suspensión en Bastia

En Francia, los jugadores del Olympique de Lyon tuvieron que salir corriendo hacia el vestuario para evitar la agresión de los ultras del Bastia en el descanso. Los futbolistas sufrieron insultos, empujones y patadas incluso de uno de los miembros de seguridad del equipo corso. Los hechos eran una repetición de lo sucedido antes del encuentro, cuando varios aficionados violentos del Bastia saltaron al césped para agredir a los jugadores del Lyon. El grupo de aficionados irrumpió en el terreno de juego por uno de los fondos y acorraló al portero Mathieu Gorgelin, que reculó para unirse al resto de compañeros. Algunos futbolistas, como el holandés Memphis Depay, fueron empujados y amenazados por los ultras. Hasta que los jugadores alcanzaron el túnel de vestuarios. Tras el descanso, el Olympique se negó a continuar disputando el encuentro y la Liga decretó la suspensión definitiva del encuentro.