Actualidad

Rahm arriesga con el «driver»

Buena actuación del vasco en la primera jornada del British. Acabó con dos bajo par.

Publicidad

Sin miedo, arriesgando en cada golpe, utilizando el «driver» para ganar metros en las peladas y amarillas calles de Carnoustie, donde la hierba es un enemigo añadido, Jon Rahm presentó una tarjeta con 69 golpes (2 bajo par) después de un recorrido con cuatro «birdies» y dos «bogeys». Buen comienzo del golfista de Barrica en el British, que «disparó» 11 veces con el «driver» y que se coloca a tres golpes del líder, el norteamericano Kevin Kisner (-5). Acabó la jornada octavo, empatado entre otros con Rory McIlroy.

«Firmaría cuatro vueltas como esta», dijo Rahm, que añadió: «Me permito fallar golpes porque sé que puedo fallar. Se que no voy a coger todas las calles, pero a «green» se puede tirar casi siempre». Ayer, asumió riesgos y le salió bien. No como a otros. Por ejemplo, al gran favorito en las apuestas, el norteamericano Dustin Johnson, número uno del mundo, que prácticamente se ha despedido de la jarra. Acabó con 76 golpes (+5) y a lo largo del recorrido nunca encontró las sensaciones necesarios. Jugó mal en largo y con el «putt» tampoco estuvo acertado. De ahí, su fracaso.

La expectación que despertó Tiger Woods no tuvo correspondencia con la tarjeta del estadounidense, que no pasó del par del campo. No marchaba mal, iba dos bajo par, pero en el 13 y en el 15 pinchó. Las circunstancias no eran las mejores, jugar de tarde fue un hándicap debido al viento, y Tiger firmó un recorrido normal. Se esperaba, quizá, algo más, pero no pasó del par y pierde, en principio, sus opciones al triunfo, aunque en este campo las circunstancias pueden cambiar de un momento a otro.

Peor lo pasó Sergio García. No se encontró cómodo el castellonense, falló golpes muy claros, los nervios y la presión le hicieron cometer errores de principiante y se presentó en los dos últimos hoyos con +5 . Lo arregló en el 18 con un «birdie» para acabar con un +4 que le obliga a dar lo mejor de sí en la matinal de hoy si quiere pasar el corte y no le ocurre lo que en los últimos cuatro «Grand Slams» que ha disputado. Por su parte, el extremeño Jorge Campillo finalizó con 72 golpes, uno más, y se quejó del viento que no le dejó jugar como le hubiera gustado.

Publicidad