Tenis

«Ten cuidado cuando salgas de casa»

Los españoles Bautista y Almagro denuncian haber recibido amenazas directas de las mafias de apostadores

La Razón
La RazónLa Razón

Los españoles Bautista y Almagro denuncian haber recibido amenazas directas de las mafias de apostadores

Roberto Bautista y «Nico» Almagro ganaron en su estreno en el Abierto de Australia, pero sus victorias fueron lo de menos. Dos de los cuatro españoles que alcanzaron la segunda ronda en la jornada inaugural han confesado recibir múltiples amenazas de las mafias de apostadores. «Yo llevé un mensaje de Facebook a la Policía porque un tipo me escribió: ‘‘Cuidado cuando salgas de casa que voy a estar esperándote y te voy a colgar de un árbol’’. Perdí un partido con Dimitrov por 7-6 en el tercer set, cuando ganaba 6-3 en el ‘‘tie-break’’. Perdí y ese tío me envió un mensaje que yo salí del hotel al día siguiente mirando hacia todos los lados», confiesa el número 21 del mundo, que ha llegado a Australia después de ganar el tercer título de su carrera en Auckland.

Almagro, que hace no mucho tiempo era un «top 10», afirma: «Recibimos por las redes sociales amenazas de todo tipo e insultos muy graves. A mí me han llegado a decir que me iban a partir las piernas». Su solución es drástica: «Lo que habría que hacer era suprimir las apuestas. Es verdad que dan mucho dinero al tenis y todos nos beneficiamos, pero esto hay que arreglarlo». «Algún día habrá una desgracia, habrá algún disgusto seguro por las apuestas», dice Bautista desde Melbourne en un torneo que ha recibido el informe de la BBC como un tsunami.

No sólo los españoles han recibido amenazas. El francés Arnaud Clement, ex capitán del equipo galo de la Davis, ha confesado que, como a Djokovic, a él también le ofrecieron «una importante cantidad por perder». Para no variar, todo sucedió en Rusia en la pasada década. En un partido nocturno, del que no ha especificado el torneo, se le acercó un desconocido, le hizo una propuesta y «se fue sin cerrar ningún trato». El informe de la BBC sobrevolaba el circuito desde hace tiempo. «Siempre se ha sospechado. Cuando uno ve algunos partidos es cierto que tiene dudas», confiesa.