Toronto Raptors explota las bajas de los Warriors

Sin Klay Thompson y Kevin Durant, Curry se quedó solo. Los canadienses recuperan el factor cancha y dominan la final por 2-1. Gasol e Ibaka, determinantes

Stephen Curry anotó 47 puntos en el tercer partido de las finales, pero no pudo evitar la derrota de los Warriors

Los Raptors han recuperado el factor cancha y dominan por 2-1 las finales de la NBA al imponerse por 109-123 a los Warriors. El tercer partido estuvo marcado por las bajas de Klay Thompson y Kevin Durant. Sin dos de sus tres pilares, los campeones quedaron en manos de Stephen Curry. El base anotó 47 puntos, su récord anotador en playoffs. Pero estuvo solo. En los Raptors hubo siete jugadores que sumaron 6 o más puntos y los cinco titulares anotaron 106.

Los Warriors llegaban al tercer partido limitadísimos. Sin Klay Thompson, sin Kevin Durant y sin Kevin Looney. El segundo y el tercer máximo anotador de los campeones, fuera. Uno de los escuderos interiores, fuera. A la espera de la reaparición de los dos primeros en el siguiente partido, los Warriors volvían a necesitar una versión sobrehumana de Curry. Algo parecido a lo que se vio en el entrenamiento del día anterior: 21 triples seguidos clavó el base en 70 segundos. Y su respuesta fue extraordinaria en el primer cuarto. Anotó 17 puntos para empezar, más de la mitad de su equipo. Fue la única manera que encontraron los Warriors para sobrevivir. Porque Toronto recuperó la mejor cara de Marc y de Siakam. Los dos se parecieron a los jugadores del primer partido, nada que ver con los del segundo. Marc (17 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias) fue más activo en ataque. Anotó ocho puntos de salida y en los primeros minutos ya había hecho los mismos tiros (7) que el partido anterior. No hubo fisuras en el resto del quinteto. Todos sumaron hasta repartirse los 36 puntos de los Raptors en el primer cuarto.

Steve Kerr, obligado, debió dar una tregua a Curry. Fueron 3:08 sentado en el banquillo. Y Toronto se manejó con comodidad. En 17 minutos ya había anotado 52 puntos (38-52), pero fue incapaz de mantener la dinámica. Estuvo más de cuatro minutos sin anotar y si los daños no fueron mayores al descanso es porque Lowry acudió al rescate. Sus tres triples compensaron la segunda racha de Curry. Al descanso los Warriors sumaban 52 puntos; Curry ya acumulaba 25 y su equipo seguía vivo (52-60).

Los Raptors apostaron porque Curry anotase lo que quisiera con tal de que no encontrase ayuda. Era el reparto de responsabilidades en ataque frente al "Currysistema". Las diferencias se estabilizaron entre los siete y los 14 puntos dependiendo de quien enganchara la racha. Como apareció el mejor Kawhi de la final, el que minimiza el número de errores, y encontró ayuda en la batería de exteriores (Lowry-Green-Van Vleet, 14/31 en triples al final del tercer cuarto), las diferencias se agrandaron (77-93). Curry estaba en su papel. Cerró el tercer cuarto con 40 puntos, pero la ayuda era insuficiente. Y la defensa tenía demasiados agujeros. Con un cuarto por delante ya rozaban el centenar de puntos encajados (83-96).

Con Kawhi Leonard y Lowry campando a sus anchas e Ibaka (6 puntos, 5 rebotes y 6 tapones) mandando por dentro, los Raptors terminaron sin agobios. Los Warriors volvieron a anotar 109 puntos, como en los dos partidos precedentes. Su problema es que encajaron 123. La historia dice que en el 81 por ciento de los casos el equipo que gana el tercer partido se proclama campeón... pero en teoría Thompson y Kevin Durant reaparecerán en el cuarto.

109. Golden State Warriors (29+36+31+26): Curry (47), Livingston (4), Iguodala (11), Green (17) y Cousins (4) -quinteto titular- Cook (9), Bogut (6), McKinnie (3), Jerebko (6), Bell (0), Jones (2) y Evans (0).

123. Toronto Raptors (36+24+36+27): Lowry (23), Green (18), Leonard (30), Siakam (18) y Gasol (17) -quinteto titular- Van Vleet (11), Ibaka (6), McCaw (0), Powell (0), Lin (0) y Meeks (0).

Incidencias: 19.596 espectadores en el Oracle Arena. Tercer partido correspondiente a las finales de la NBA. El cuarto se disputará en la madrugada del sábado (03:00, Movistar +) otra vez en San Francisco.