Villar reaparece en público dos años después

Villar, durante su participación en el World Football Summit
Villar, durante su participación en el World Football Summit

Ángel María Villar mantiene la sonrisa y las pocas ganas de responder a las preguntas directas de la prensa de cuando era presidente de la Federación Española de Fútbol. Ha tardado dos años en aparecer en público, desde aquella conferencia de prensa de diciembre de 2017 en la que trató de defender su inocencia en un caso, la investigación de la operación Soule, que lo llevó a prisión, aunque fuera de manera momentánea.

"Me encuentro de maravilla y en mi salsa porque estoy con gente de fútbol. El proceso va lento, la instrucción es lentísima y los abogados están presentando las pruebas y elementos para defendernos. Va a ser largo", dice Villar, que eligió el foro del World Football Summit, que se celebra estos días en Madrid, para volver a hacerse visible.

«Estoy aquí porque estoy muy agradecido al fútbol. Cuando me ocurrió lo que me ocurrió hice una reflexión. Llevo cincuenta y tantos años en el fútbol, tengo unas experiencias y me gustaría que los dirigentes actuales las conocieran porque igual les pueden servir», dice.

Villar mostró su solidaridad con Sandro Rosell, que también ha pasado por problemas judiciales, aunque en el caso del ex presidente del Barcelona, pasó casi dos años en prisión preventiva antes de ser absuelto. "Es una injusticia lo que se ha hecho él, con su familia, con su mujer, con sus amigos. El daño que se ha hecho moral, material y físico a esa familia es irreparable", asegura. "Me suelo preguntar qué hace la sociedad, nosotros, e mundo del fútbol para que eso no se vuelva a repetir. Nada. Sólo nos preocupa cuando nos pasa a nosotros", concluye.

Pero Villar estaba allí para hablar de futuro. De los desafíos que esperan al fútbol en los próximos años. Y entre ellos está la nueva Superliga Europea que promueven los clubes más poderosos del continente. "Si es cierto que en esa Superliga se va a clasificar a los clubes independientemente de su resultado deportivo es un ataque frontal al derecho deportivo", advierte. "Si se quieren utilizar fechas del calendario de las ligas es una cuestión grave. También me parece grave que quieran participar en una competición de 21 partidos si ya juegan 38 o 40 jornadas en su liga", se queja. "Es un ataque a las competiciones nacionales. Si vas a llevar un segundo equipo para jugar por los campos de España, malo", añade.

Villar se refirió también al fútbol femenino. "Le queda muchísimo. Progresa como todo deporte, con preparación técnica y preparación física. Los campeonatos del mundo o de Europa son todos deficitarios. Me da una gran alegría que en el último mundial de Francia se han cubierto los gastos", dice.

Sobre el VAR asegura: «Yo no he ido en contra nunca. Lo que sí he pensado por responsabilidad es que el VAR, que es un elemento de ayuda para corregir errores arbitrales, se tenía que experimentar. Pero no resuelve todos los errores arbitrales. Va a seguir habiéndolos, pero se han reducido», asegura.