Xabi Alonso hace de todo

Pepe celebra el gol con el que el Madrid empataba el partido en El Sadar
Pepe celebra el gol con el que el Madrid empataba el partido en El Sadar

En una falta a favor, cuando el Madrid ya estaba perdiendo, un jugador de Osasuna se quejaba en el suelo de un golpe que había recibido. Clos Gómez mandó llamar al carrito con la camilla para que recogiera al futbolista, mientras atendía a otras cosas. Pero como se recuperaba, Xabi Alonso, que estaba por allí, ordenó a los del carrito que no entraran en el campo, que no se perdiera más tiempo. En un día que se torció, los futbolistas del Madrid tuvieron que mostrar carácter y personalidad para empatar un partido que se puso muy complicado.

Pepe dio una lección de cómo no abandonar nunca, pese a que durante muchos minutos estuvo desguarecido, viendo que llegaban rivales sin control. Y Xabi Alonso se pasó muchos minutos a su lado, mirando más atrás que hacia delante, intentando anticiparse y marcar el fuera de juego. Era central y tenía que hacer de central. Hubo un cuatro contra uno, que el centrocampista-defensa resolvió. No había que recibir más goles a la espera de marcar uno.

Mientras, Modric aguantó hasta que no pudo más. «Tuvo un golpe contra el Copenhague, tenía un problema y por eso lo cambié», aseguró Ancelotti. El italiano estaba orgulloso del papel de sus futbolistas en El Sadar: «La reacción del equipo fue muy buena, sufrimos mucho, pero el equipo lo ha hecho muy bien. Tuvimos menos equilibrio, pero mucha intensidad. El equipo estuvo bien posicionado en el campo y mostró un gran carácter para no perder este partido».

Los veteranos ya sabían que para jugar en Pamplona no es suficiente con fútbol. Hay que poner mucho más. Lo comprobó Carvajal: «El equipo ha echado casta y hemos empatado un partido que se había puesto muy cuesta arriba. Nos han quedado diez minutos incluso para ganar». Después de lo mal que lo habían pasado los madridistas durante muchos minutos, se fueron del campo con la sensación de que, con un poco más de tiempo, podían haber ganado: «Hemos entrado mal en la primera mitad y cuando reaccionamos era tarde, pero la actitud ha sido buena. El empate es como una derrota para nosotros. Sabíamos que el empate no nos valía», explicó Marcelo.