Cómo saber qué hipoteca le conviene más

La calculadora de cuotas de Helpmycash permite conocer si es más idónea una hipoteca a tipo fijo, variable, mixto o hasta si es preferible cambiar su préstamo hipotecario de entidad

Los préstamos hipotecarios bonificados poseen intereses más bajos ya que incluyen otras vinculaciones con la entidad

Con la casa perfecta a la vista, es hora solicitar una hipoteca para que la vivienda no se nos escape de entre las manos. Actualmente, los bajos intereses que aplican los bancos hacen que la compra sea una opción más llamativa y asequible que el pago de un alquiler. Una de las grandes dudas que se plantean los compradores es a cuánto ascenderán las cuotas y qué opción les conviene más para llegar a fin de mes con la mayor holgura posible. Las mensualidades a pagar pueden variar en función del tiempo de amortización, de si cambia de banco para gestionar el crédito hipotecario, o de si consigue, o no, una hipoteca bonificada vinculando otros servicios a la entidad. Para realizar estas cuentas, el comparador Helpmycash ha desarrollado una calculadora de cuotas para estar seguros de poder afrontar los pagos y averiguar qué opción resulta más rentable.

La calculadora indica las mensualidades de su futuro préstamo con solo tres datos. El primero de ellos, es el importe del crédito, es decir, el dinero que quiera pedir al banco. El segundo, el plazo de amortización, esto es, el tiempo que tardará en devolver lo que le presten. Para finalizar el cálculo, también es necesario introducir el interés de la hipoteca que baraje contratar. Este factor será el que le indicará qué producto hipotecario le permite tener la cuota mensual que más le conviene según sus necesidades. Desde el comparador aconsejan realizar los cálculos en base a dos tipos de intereses: el mínimo, que es el que el banco aplicará si cumple sus requisitos de bonificación, y el máximo sin bonificar, que es el que tendrá el préstamo si no firma ninguno de los productos propuestos por la entidad. Los préstamos hipotecarios bonificados poseen intereses más bajos ya que incluyen otras vinculaciones con la entidad. Algunas de ellas son gratuitas como la domiciliación de la nómina y de otros recibos; y otras tienen un coste extra, como la contratación de un seguro de vida, seguro del hogar, o un plan de pensiones. En este punto, podrá jugar con el número de vinculaciones para reducir el tipo de intereses solo adquiriendo los productos que necesite o los que menos cuestan. De este modo, sabrá cuál sería el coste mensual mínimo y máximo de su préstamo y podrá comprobar si esas cuotas superan el 35% del sueldo para evitar el riego de sobreendeudamiento.

Ejemplo práctico

El comparador toma como referencia la Hipoteca Fija de Bankinter. Si el comprador solicita un préstamo de 150.000 euros a devolver en un periodo de 25 años, las cuotas mensuales pueden oscilar entre 616,97 euros al mes -con un interés del 1,74% con la máxima bonificación- y 714,44 euros, -con un interés del 3,04% sin ella-. Lo ideal, en este caso, sería cobrar unos ingresos mensuales de cerca de 2.050 euros entre todos los titulares para no tener problemas para pagar la cuota máxima. En el caso de querer contratar un crédito variable o mixto, también se deberán tener en cuenta las posibles oscilaciones del euríbor. Por ello, tendrá que calcular cuáles serían sus cuotas con el actual valor del euríbor y, además, con otras posibles cotizaciones (al 1%, al 2%, al 3%…).

Cambiar la hipoteca de banco

Además de hacer el cálculo, Helpmycash aconseja a los futuros compradores que comparen los diversos productos disponibles en el mercado y acudan a su banco actual para pedir condiciones. En la Fiper, ficha de información personalizada del préstamo hipotecario, debería aparecer el precio de los seguros desglosados, para sopesar si las vinculaciones le compensan o no. Según el comparador, lo recomendable es conseguir, al menos, tres ofertas diferentes para cotejarlas. Para los que ya piensen que están atados a un banco de por vida, siempre queda una opción: hacer una subrogación de la hipoteca. Este proceso consiste en llevarse el préstamo hipotecario firmado de una entidad a otra. Aunque, Helpmycash recomienda que, antes de iniciar este operación, intente negociar con su banco un cambio de condiciones si no está contento con las actuales ya que será la opción más barata. La razón principal por la muchos clientes sopesan esta alternativa es porque permite modificar el tipo de interés, ya sea bajándolo o cambiando del interés variable al fijo, o viceversa. Además, también cabe la posibilidad de acortar o alargar el plazo de amortización en función de si prefiere ahorrar intereses o reducir la cuota mensual. No obstante, no todo son beneficios en la subrogación. Cambiar la hipoteca de banco tendrá unos costes de penalización, no podrá pedir más dinero ni cambiar ni añadir titulares, e incluso puede que su actual banco no acepte el cambio si no ha pagado al menos tres años de hipoteca.