La matriz de Iberia recorta su capacidad un 75% en abril y mayo y suspende temporalmente contratos

El relevo de Walsh al frente del grupo por Gallego queda congelado

IAG, la matriz de compañías como Iberia y Vueling, ha anunciado hoy la puesta en marcha de un drástico paquete de medidas para proteger su negocio frente al coronavirus. El grupo espera que la capacidad área, en términos de asientos-kilómetros disponibles, en el primer trimestre de 2020 se reduzca en alrededor de un 7,5% en comparación con el año pasado. Para abril y mayo, el grupo ha anunciado que planea reducir la capacidad en al menos un 75% en comparación con el mismo período de 2019.

IAG también está adoptando “medidas para reducir los gastos operativos y mejorar el flujo de caja”. Estas incluyen dejar en tierra aviones excedentes, reducir y diferir inversiones, recortar gastos no esenciales así como costes que no estén relacionados con el programa de ciberseguridad, congelar el reclutamiento y el gasto discrecional, implementar opciones de vacaciones voluntarias no pagadas, suspender temporalmente contratos de trabajo y reducir las horas de trabajo.

Dada la continua incertidumbre en relación al potencial impacto y la duración del COVID-19, IAG asegura que “todavía no es posible proporcionar una indicación precisa sobre las perspectivas de beneficio para el año 2020”.

Posición financiera

El grupo ha asegurado que está preparado financieramente para resistir la embestida del coronavirus puesto que tiene “una posición sólida de liquidez con una caja, activos líquidos equivalentes y depósitos remunerados de 7.350 millones de euros al 12 de marzo de 2020. Además, las líneas de crédito generales y comprometidas garantizadas por aeronaves ascienden a 1.900 millones de euros, lo que resulta en una liquidez total de 9.300 millones de euros”, según ha explicado

Willie Walsh, consejero delegado de IAG, ha asegurado que la compañía ha visto "una disminución sustancial en las reservas en nuestras aerolíneas y en la red global en las últimas semanas y esperamos que la demanda permanezca débil hasta bien entrado el verano. Por lo tanto, estamos llevando a cabo reducciones significativas en nuestros programas de vuelo. Continuaremos monitorizando los niveles de demanda y tenemos la flexibilidad para efectuar más recortes si es necesario. También estamos tomando medidas para reducir los gastos operativos y mejorar el flujo de caja en cada una de nuestras aerolíneas. IAG es resiliente con un balance sólido y una liquidez sustancial de caja”, ha concluido.

A la luz de las excepcionales circunstancias que enfrenta la industria de la aviación debido al COVID-19, y en particular a la evolución de la situación en España, IAG ha decidido que Luis Gallego continúe en su puesto como consejero delegado de Iberia durante los próximos meses “para liderar la respuesta en España”. A su vez, Willie Walsh seguirá en su posición como consejero delegado del grupo y Javier Sánchez Prieto permanecerá en el cargo de consejero delegado de Vueling. Antonio Vázquez, presidente de IAG, ha afirmado que "en el contexto del COVID-19, Willie, Luis y el consejo de administración de IAG han decidido que la estabilidad directiva en todo el grupo debe ser una prioridad en el corto plazo. Estamos agradecidos de que Willie haya aceptado retrasar su retiro por un corto período en este tiempo desafiante”.