“Las crisis no son buenas para las mujeres”

Entrevista con Teresa Goméz Condado, directora general de CEOE Campus

– Funcionaria, miembro del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado, ha sido directora general de Muface y de Ametic, subsecretaria de Industria, Turismo y Comercio, subsecretaria de Ciencia e Innovación y presidenta de la Oficina Española de Patentes y Marcas, de la EOI o de Fundetec, entre otros cargos. ¿Cómo conectan todos esos puntos en su trayectoria?

– El hilo conductor es que me apasiona la cooperación público-privada. Me gusta la empresa y estar en contacto con la economía real. En 1998, me propusieron montar el negocio de Banca Institucional del Banco Santander y asumí el reto. Luego fueron surgiendo otros proyectos.

– Es muy conocido el programa «Promociona» para directivas y han lanzado también el programa «Progresa». ¿En qué consisten y cuáles son sus objetivos?

– «Promociona» tiene una historia de éxito increíble y está haciendo muchísimo por la mujer. Empezó en 2013 para impulsar a las mujeres a la alta dirección. Es un programa formativo, pero también una evaluación 360 de la capacidad directiva de las mujeres, un programa de «coaching», de «mentoring» y un proceso de «networking» impagable...lo han hecho ya más de 1000 mujeres y el 50% han promocionado, porque uno de los requisitos del programa es que tu empresa te apoye y se comprometa a apostar por ti. Seleccionamos cuidadosamente a las participantes. El año pasado, a 200 directivas entre 500 candidatas. El plazo de solicitud para la próxima edición acaba a finales de mayo para empezar en julio. La segunda edición de «Progresa» empieza en octubre, para mujeres en etapas más tempranas de sus carreras.

– El confinamiento les ha planteado nuevos retos. ¿Cómo han solucionado la imposibilidad de las sesiones presenciales?

– Reinventándonos. Ya estábamos inmersos en la digitalización y esta situación la ha acelerado. Hemos creado una plataforma que posibilita sesiones presenciales virtuales. No sabemos cuándo podremos volver a tener sesiones físicas y era necesario buscar la fórmula.

– Una vez dado el paso, ¿esta modalidad de formación ha llegado para quedarse?

– Lo que ha ocurrido en estos dos meses intensos: la implantacion del teletrabajo, el uso de herramientas, es algo que no va a parar, va a ir a más, seguro. Pronto nos daremos cuenta de que así se puede recibir la misma formación. Usamos los mismos recursos, profesores de alto nivel, grupos seleccionados... trabajas con la misma metodología... no son clases grabadas, sino vivas, en las que interaccionas, que es lo que enriquece.

– Hablando de mujeres líderes... ¿cómo valora su papel en esta crisis?

– Las crisis no son buenas para las mujeres, en general. Muchos sectores económicos especialmente afectados están femineizados y la última EPA confirma que el desempleo femenino está creciendo. Es momento de poner de relieve que el estilo de dirección de la mujer es muy adecuado para una crisis tan compleja como esta.

– Se pone como ejemplo de gestión de la actual crisis a siete países dirigidos por mujeres. ¿Realmente han gestionado bien la crisis por estar liderados por ellas?

– En la actual incertidumbre, necesitamos colaboración, solidaridad e intuición. Son valores del «nuevo liderazgo» bien encarnados por las mujeres. En cuanto a esos países modelo, es interesante que se abra debate, porque lo cierto es que siete países han sido especialmente eficaces teniendo al frente a mujeres.

– Sin embargo, no son muchas las mujeres que lideran.

– Hay que mirar de dónde venimos. Lo conseguido en los últimos 15 años es impresionante. Las mujeres estamos en la hoja de ruta. Y el proceso no tiene marcha atrás, como la digitalización.

– ¿Saldrá entonces la mujer reforzada de esta crisis?

– No hay que confiarse. Puede que haya pequeños retrocesos y habrá que pelearlo.