14 millones de trabajadores no pueden cambiar el horario de su jornada laboral

Sólo tres de cada diez ocupados tuvieron libertad para decidir la distribución de su trabajo, aunque con restricciones

El 70,6% de los trabajadores españoles, el equivalente a casi 14 millones de ocupados, no tuvo la opción de elegir, cambiar o determinar su jornada laboral, al estar predeterminada por su empleador o por su cliente -en el caso de los autónomos-, mientras que el 28,6% de estos ocupados, algo más de 5,6 millones, pudo decidir el comienzo o el final de su jornada laboral en 2019, aunque fuera con alguna restricción. Esta es una de las conclusiones extraídas de la última Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogida por Europa Press. En concreto, de los 19.779.300 ocupados contabilizados en 2019, un total de 2.612.400 (el 13,21%) podían decidir el comienzo o el final de su jornada laboral sin restricciones, en tanto que 3.044.700 (el 15,39%) lo podían hacer con ciertas restricciones. Es decir, que 14.122.200 ocupados estaban obligados a cumplir con la jornada laboral marcada por su empleador.

Según el INE, entre los 17.167.000 ocupados que no pudieron decidir el comienzo o el final de su jornada o que la decidieron pero con ciertas restricciones, el 22,3% veía con facilidad poder disponer de una o dos horas libres el día en que las necesitara, porcentaje que se eleva al 25,08% en los ocupados con una edad superior a los 55 años. Del total de ocupados, el 23,6% consideró muy fácil coger uno o dos días libres con tres días laborables de antelación. Pero este porcentaje variaba entre el 23,1% de los servicios y el 27,17% de la agricultura.

Precisamente, la agricultura se sitúa a la cabeza en libertad de elección de la jornada, pues el 30,2% de sus trabajadores podía decidir el principio o el final de su jornada sin restricción alguna. Le siguen la construcción, con un 19,2%; los servicios, con un 12,3%, y por último, la industria, donde sólo un 9,9% tenían esa libertad de elección. El porcentaje de los que tenían muy fácil coger una o dos horas libres oscilaba entre el 21,56% en el sector servicios y el 25,49% en la industria. Por sexos, solo el 15,3% de los hombres y el 10,7% de las mujeres podían decidir el inicio o final de su jornada.

Por otro lado, el 78,6% de los ocupados (15.556.700) trabajaba en 2019 de manera habitual en los locales de su empresa; el 1,8% (352.500) en su casa; el 9,17% (1.813.200) en los locales de los clientes; el 7,7% (1.519.800) no tenía un lugar fijo, y el 2,3% (452.700) en otro sitio distinto a los anteriores. Por sexo, destaca la diferencia de porcentaje entre los que no tenían lugar fijo de trabajo (12,5% en hombres, frente a 1,94% en mujeres). Por sectores económicos, el porcentaje de los que trabajaba en los locales de su empresa fue del 87,7% en la industria, frente al 32,2% de la construcción. La mitad de los 19.426.900 ocupados cuyo lugar habitual de trabajo no era su hogar tardaba 30 o menos minutos en ir a trabajar. En concreto, un 5,35% (1.038.900) tardaba 15 minutos o menos en llegar de su casa al trabajo y un 45,38% (8.815.900) entre 16 y 30 minutos. Por su parte, un 30,01% (5.829.400) tardaba entre 31 minutos y una hora en desplazarse de casa al trabajo y un 15,27% (2.965.600) más de una hora.